Archivo de la categoría: Leyendas de terror

Los fantasmas en aeropuerto – Hospital Mexico

Los fantasmas del aeropuerto de la Ciudad de México

Hace muchos años en el aeropuerto de la Ciudad de México ocurrió un lamentable accidente, debido a una neblina que cubría por completo la pista de aterrizaje, el piloto aterrizó en la pista equivocada, en donde se estaba trabajando con pesada maquinaria, razón por la que el avión terminó estrellándose contra un camión de volteo, llevándose consigo la vida de 72 personas que viajaban en la aeronave.

Se dice que desde entonces almas en pena deambulan por el aeropuerto, pues tanto trabajadores como viajeros aseguran ver personas que parecen perdidas, caminan sin rumbo fijo y su vestimenta parece pasada de moda, como si fueran de otra época, cuando se les trata de alcanzar se desvanecen entre la multitud de los presentes.

De entre todos los fantasmas, sobresale el espíritu de una niña, pues a lo largo de los años, trabajadores y turistas han reportado su avistamiento, todos coindicen que es una niña de aproximadamente 7 años y lleva consigo una pelota roja, incluso se ha logrado comunicar con los testigos, a quienes les ha pedido que le amarren las agujetas.

En la mayoría de las ocasiones se deja ver en áreas restringidas, en especial en el cementerio de aviones, que es donde guardan los aviones viejos y las partes inservibles de las aeronaves.

En la red circulan videos y fotografías donde el fantasma de la niña ha sido capturado, uno de los videos más famosos, es donde se aprecia que la niña se asoma por la puerta desde uno de los aviones viejos; Y la foto más conocida, es una donde la niña aparece en la entrada del aeropuerto internacional, específicamente por la puerta 7.

La próxima vez que visites un aeropuerto, presta atención, entre la multitud se podría encontrar un fantasma esperando llegar a su destino.
Hospital psiquiátrico de San Rafael Relato

El Hospital psiquiátrico San Rafael en la Ciudad de México fue fundado en los años cuarenta, por los religiosos de San Juan de Dios, cuyo objetivo era atender personas con problemas mentales, lamentablemente sus métodos para determinar si alguien estaba enfermo o no, no eran los correctos, pues bastaba con que un familiar acusara a otro de loco, para que estos sin previa investigación, lo encerrasen en contra de su voluntad y les dieran terapia de electroshock, siempre bajo el símbolo de la cruz.

Se decía que en el manicomio se podían arreglar personas rotas, por lo que las personas mandaban sin titubear a sus familiares, cuyo comportamiento no era el adecuado para ellos, independiente si fuera problema mental o no.

Uno de los casos más sonados, fue el de Mario Cantú, un joven que al cumplir 18 años se quería salir de su casa para independizarse, al no estar de acuerdo su madre, ella llamó al manicomio y les explicó lo que pasaba, así que una noche mientras el dormía, cinco enfermeros entraron por la fuerza a su cuarto, lo sedaron y al despertar Mario se encontraba atrapado en un manicomio; Por 18 días estuvo sujeto a tratos inhumanos, pues le daban intensas sesiones de electroshock hasta el punto que ya no se acordaba de quien era y sus emociones habían sido apagadas; Mario cuenta que si el o los demás pacientes no cooperaban en sus terapias, los amenazaban de encerrarlos para siempre o practicarles una lobotomía.

Se cuenta que otros de los métodos poco ortodoxos de los religiosos, eran los exorcismos, pues pensaban que la locura de algunos sus pacientes, era porque habían sido poseído por demonios.

No solo eran humanos los que causaban el sufrimiento de muchos de los pacientes, sino también había fuerzas sobrenaturales que los atormentaban, pues se dice que una sombra deambulaba por los pasillos de la clínica, entraba a los cuartos de los “enfermos” y se sentaba junto a ellos en la cama.

Una de las aterradoras historias que marcaron con sangre el hospital psiquiátrico, fue cuando una madre y su hijo fueron a visitar a uno de sus familiares, cuando de pronto otro de los pacientes degolló al niño, para después llevar su cadáver ensangrentado hasta la capilla.

En el 2009 fue cerrada la clínica y después demolida para hacer un centro comercial, pero no sin antes de que se realizara una película basada en el sufrimiento y energía oscura que había dentro de sus paredes. El filme “Archivo 253” fue filmado en el abandonado manicomio, sus actores y el equipo detrás de cámaras, aseguran que en el lugar sucedía actividad paranormal, pues las cosas se movían autónomamente de su lugar, además que se aparecía un monje con siniestras intenciones.

PERDIDA

PERDIDA

Relato basado en sucesos reales contado por María Silva
Escrito y Adaptado por Eduardo Liñán

Esta historia sucede hace algún tiempo. Recién me casé, mi esposo y yo nos fuimos a rentar un pequeño cuarto en donde apenas cabíamos los dos, sin embargo éramos muy felices ya que nos teníamos el uno al otro. Pasamos 5 años rentando, después con grandes esfuerzos y gracias a su trabajo, él logró sacar un crédito para adquirir una casa en un fraccionamiento cercano a la carretera a Laredo llamado Cosmopolis Residencial en Apodaca, Nuevo León. El mudarnos significó para nosotros un gran cambio de vida y emocional, además nuestro pequeño hijo crecería en un buen ambiente y tener nuestro propio hogar nos causaba gran felicidad y seguridad.

Al mudarnos la rutina seguía siendo la misma, mi esposo se iba a trabajar, mientras yo me quedaba en la casa arreglando las cosas de la mudanza y limpiando, mi hijo en ese entonces se la pasaba jugando en su habitación, sin embargo note que se sentaba frente a la ventana de la sala y pasaba un largo rato ahí observando al exterior, en ciertas ocasiones pude darme cuenta que hablaba en susurros como si platicara con alguien invisible. Sin darle mayor importancia, deduje que era un comportamiento propio de su edad.

Conforme pasaban los días, a veces salíamos a caminar por las aceras del fraccionamiento conociendo el lugar y los vecinos que ahí habitaban, a menudo nos encontrábamos con un señor ya mayor, que me saludaba muy amablemente y a veces teníamos platicas de vecinos. Nunca le pregunté su nombre o no lo recordaba; pero mi esposo cada que le platicaba del anciano amable, el lo llamaba “Don Panchito” porque pues parecía eso, un viejo amable y bonachón con mucha plática.

Cierta noche de viernes, me alistaba para dormir y mi niño no dejaba de jugar, ya era algo tarde y me “peleaba” con él para que se viniera a acostar, era muy noche para que el no durmiera; pero como era fin de semana, me suplicó que lo dejara jugar, así que mientras yo veía televisión en mi recámara, el jugaba al pie de la cama. Esa noche en particular hacia algo de calor por lo que tenía la ventana abierta para que entrara el fresco . Estaba absorta viendo un programa, cuando escuché algo raro en el ambiente y eso me puso alerta. Se escuchó como un grito y entre el ruido de la televisión y la voz de mi hijo que me decía algo que no entendía. De nuevo escuché el grito, le bajé a la televisión y después de un largo rato, el silencio fue interrumpido por un largo lamento, desgarrador e inquietante. Era de una mujer que parecía dolerse de algo. Mi niño que jugaba calmadamente se paró y se me quedó viendo con una carita de miedo, luego de un rato de nueva cuenta se vuelve a escuchar el lamento y esta vez más cerca de la casa. En ese momento mi hijo brinca asustado a la cama y me abraza temblando. Yo de igual manera estaba pasmada abrazando al niño y quise pararme a cerrar la ventana; pero mi miedo era tal, que no podía moverme. El lamento esta vez se escuchó en la entrada de mi casa, ahí fue cuando abracé fuertemente a mi hijo y comenzamos a sollozar esperando lo peor. Cerré mis ojos fuertemente y le pedí al niño que lo hiciera de la misma forma. Así estuvimos unos minutos y luego de un momento el ruido de la puerta abriéndose me alertó y pensé lo peor. Escuche una voz familiar: era mi esposo que acababa de llegar. El reloj marcaba la 1:30 am.

Al ver que atravesaba el umbral de la puerta, mi respiración volvió y el color me volvió al rostro al verlo. Me levanté de la cama y corrí a abrazarlo junto con el niño, el extrañado se me quedó viendo y me pregunto por qué no nos habíamos dormido, acosté el niño en la cama y lo comencé a dormir, cuando vi que lo estaba, le conté lo sucedido y él en vez de creerme se dio un palmazo en la cara y me dijo que él no creía en esas supersticiones, que seguramente escuché a algún vecino dolerse y pedir ayuda. Algo molesta me acosté y ya no volvimos a tocar el tema; pero ese fin de semana estuve intranquila.

Llego el lunes y la rutina semanal comenzó de nuevo, el se fue a trabajar y por la tarde empieza a lloviznar. Al caer la noche mi hijo se duerme temprano y yo me quedo esperando a que mi marido llegue. Sería la 1:25 am y escucho que meten la llaves en la puerta de la entrada y la abren violentamente, era mi esposo que entraba muy alterado y pálido, dejando todo en la mesa y me dice con un rostro perturbado que cerrara la puerta y lo hiciera rápido. Al preguntarle que había pasado, me dijo que nada, que no hiciera ruido y que fuéramos a donde estaba el niño durmiendo, el corre a su habitación, toma al niño y se va a nuestra recamara. Yo me acosté extrañada; pero temía preguntarle más por qué no quería saber la respuesta. Al llegar la mañana me levanté algo cansada, noté que en toda la noche no había dormido y se asomaba de tanto en tanto por la ventana. El ruido que hacía en la cocina al querer prepararse un café me levantó y mi curiosidad me llevó a cuestionarlo sobre lo que había pasado la noche anterior.

Sentándose algo calmado, dio un sorbo al café y me miró. Me dijo que después de que el transporte de personal lo dejara a cierta distancia del fraccionamiento por la carretera. Se vino caminando en el silencio de la noche como siempre, la llovizna que se dejó sentir desde la tarde aun continuaba.

El camino era un llano enmontado, donde no había casas ni alumbrado. Por lo que era bastante inquietante, el siempre se venía caminando por la orilla de la carretera para llegar un poco mas rápido. A esas horas de la madrugada no veía ningún vehículo o persona caminar por esos rumbos. Sin embargo luego de venir sumido en sus pensamientos y caminando rápido para no mojarse, escuchó detrás un lamento largo que le erizó la piel y lo alertó. Apretando el paso no quiso enterarse de donde provenía el grito y luego de doblar en una curva, sintió que los pelos de la nuca se le erizaron y se detuvo en seco al ver que a unos metros de él había una mujer. Estaba vestida de blanco o al menos eso parecía, su vestimenta era algo vaporosa que se movía entre la ventisca y la llovizna, la cual no dejaba distinguir las facciones de aquella extraña aparición. Su andar era lento y a medida que mi esposo caminaba detrás de ella su andar se hizo más lento; en cuanto estuvo a unos pasos de ella, una inquietud y algo de temor hizo que cruzara al otro lado de la carretera. Pasó de largo con prisa la vió por el rabillo del ojo del otro lado sintiendo que lo volteó a ver, al hacer esto aquello intentó cruzar la carretera para ir detrás de mi esposo; pero el notó que se quedó parada en medio de la carretera observándolo fijamente. El al notar todo eso y desconfiando en todo momento de esa aparición. En cuanto vio que se quedó parada, comenzó a correr con todas sus fuerzas preso del miedo, intentando alejarse de esa aparición. Cuando llegó a la entrada del fraccionamiento, aminoró su carrera y con el corazón saliéndosele del pecho, intentó recuperar el aliento.

Veía la luces del fraccionamiento y el ruido de la llovizna comenzó a arreciar, pensando en que había sido todo eso, empezó a caminar y volteo a sus espaldas. Una corriente eléctrica le recorrió la espalda y sus pies le pesaron cuando vio que a unos metros de el y en medio de la calle estaba la extraña mujer vestida de blanco viéndolo fijamente con un rostro pálido y carente de facciones, la lluvia parecía darle un aspecto aun más inquietante. Apenas iba a empezar a retroceder lentamente cuando vio que la aparición empezó a caminar rápidamente hacia él; dice que no parecía andar con sus piernas, en cambio lo describió como “flotar” entre la lluvia, haciendo aun mas aterradoras las sensaciones que invadieron a mi marido y que lo hicieron correr al escuchar el lamento desgarrador de la mujer. Eso fue todo para él, corrió lo más fuerte que pudo para alejarse de ahí y mientas lo hacía, sentía que aquello lo seguía de cerca y los lamentos los escuchaba más cerca, deseaba correr tan fuerte para que la aparición no viera donde se metía. Cuando llegó a la casa su miedo lo bloqueó por completo de su mente y se refugió en nosotros, para superarlo. Al ver el rostro inexpresivo de mi esposo y la mano aferrada a la taza de café que no se había tomado, me puso tensa y nerviosa, nunca lo había visto temeroso, mucho menos inseguro; pero lo que le pasó fue demasiado para él y su entendimiento escéptico, ya que aun le quería dar una explicación al asunto, sin hallar respuestas.

Llego el fin de semana y como todos los sábados salíamos a pasear. A mi hijo le gustaba andar en su triciclo por todo el fraccionamiento. Íbamos platicando mi esposo y yo cuando vimos que “Don Panchito” se acercaba a mi hijo y nos saludaba con su muy peculiar modo. Luego de un rato de pláticas vecinales.

Entre la conversación hizo un comentario que nos alertó y en especial a mi esposo que le cambiaron los colores del rostro. El preguntó si no habíamos visto o escuchado algo extraño durante la noche, como un “espanto” o el llanto de la llorona. Nos vimos mi esposo y yo, ambos respondimos al mismo tiempo que “Si”. El se animó a platicarle el suceso de la mujer de blanco. Don Panchito atento veía con serenidad a mi marido y escuchaba sin parpadear. Al terminar el relato el anciano se relajó y comenzó a contarnos que hacía algún tiempo, años antes de que construyeran las casas del octavo sector, en aquellos terrenos había existido un rancho el cual había sido demolido para dar paso a la construcción del fraccionamiento y que en ese lugar hubo un baile en donde asistieron unas jovencitas. Ya entrada la noche una de las jóvenes se salió del baile, porque no había pedido permiso y se regreso sola a su casa, ya que ninguna de sus amigas la quiso acompañar. La joven se perdió en la obscuridad de la noche y entre la soledad de los caminos. Nunca llegó a su casa.
Los padres angustiados comenzaron a buscarla y preguntaron a las amigas con las que había asistido al baile; pero estas dijeron que la vieron salir sola del baile y se regresó por aquellos caminos obscuros y solos.

Luego de varios días y varias pesquisas. Hallaron su cuerpo putrefacto oculto entre los matorrales, en un camino muy cerca del rancho donde había sido la fiesta. Había sido violada y estrangulada hasta la muerte. Las autoridades determinaron que el o los responsables habían sido traileros ya que por esos caminos pasaban muchos todo el tiempo y quizás al verla sola, la levantaron y en un intento por abusar de ella la torturaron y mataron, botándola en el camino y ocultándola para que no la encontraran. De esta noticia se supo muy poco y como nunca dieron con los responsables, se fue olvidando con el tiempo el trágico destino de la joven. Se decía que luego de un tiempo comenzó su ánima a rondar aquellos caminos y calles de los fraccionamientos, intentando llegar a su casa sin éxito y que sus lamentos lastimeros alertaban a los habitantes como intentando gritar su pena y que no se olvidaran de su fatal destino.

Tanto mi esposo y yo estábamos atentos a la historia de Don Panchito, sin poder creer del todo lo que decía; pero habíamos escuchado los lamentos y mi esposo la vio aquella noche lluviosa. En la actualidad los fraccionamientos han crecido, de aquellos caminos enmontados queda poco; pero a pesar de eso varios vecinos han reportado haber escuchado esos lamentos horribles que inquietan, muchos se han ido de la colonia por el temor y otros han visto a la aparición y coinciden en que se trata de una mujer ataviada con un vestido blanco vaporoso, de rostro pálido; cuyo lamento eriza la piel y hace ladrar a los perros. Y que al verla “caminar” por las calles se dan cuenta que en realidad “flota” ya que no tiene pies.

Si vas a copiar y pegar el relato menciona los créditos correspondientes de autor – relator y menciona la fuente donde lo tomaste, eso me ayuda a seguir publicando. Gracias.
Derechos de contenido reservados 2017 © Eduardo Liñán.

3 Experiencias Paranormales reales

Hola bienvenidos Historiasdeterror ahora con 3 historias paranormales para disfrutar la noche.

Les ha pasado algo paranormal?…en sí, yo creía que algo paranormal era ver un fantasma, pero creo que lo paranormal es cualquier situación a la que no encontremos una explicación lógica, mi historia paso hace muchos años 13 aproximadamente, y todo comienza un sábado por la mañana, era la primera vez que mi abuela viajaba a Estados Unidos, así que, nosotros iríamos a despedirla.
Yo tengo tres hermanos,soy la mayor Eric, Lucero y Mónica me siguen en descenso, mi mamá ese día nos levanto tempranito para alistarnos, pero Eric como todos los hombres terminó primero y como siempre ha sido un insoportable, empezó a pedir permiso a mi mamá para salir a jugar… ¡¡A jugar son las ocho de la mañana por dios!!!

Pero mi mamá para deshacerse de sus hostigamientos le dio permiso, así que salió de la casa diciendo que iría con Ernesto,
(el era un vecino que vivía a unas cuadras cruzando un parque), unas horas mas tarde, mi mama me dice , -ya nos vamos ve por Eric, ¡¡Dios ir por Eric me molestaba!!!! Pero en fin me dirijo a la puerta y al ver el teléfono se me ocurre llamarle a Ernesto en lugar de ir hasta allá, para mi sorpresa el telefono tarda infinidad y me contesta un niño..
-Bueno, bueno…no te escucho…bueno-
Creo que jamás olvidaré la voz de este niño que tendría aproximadamente unos 4 años, en sus palabras se notaba que apenas y empezaba a hablar…No dije nada y colgué….Es que Ernesto tenia solo una hermana y ellos ya eran niños grandes, su mamá era divorciada y vivian sólos.

Extrañada voy con mi mamá a contarle lo que me habia pasado…peroo ella me grita:
—eres una flojaaa!!!! Que vayas por él werkita arrastradaaa!!!—
Si, es que las mamás de antes si sabían educar jaja
Asi que ahi voy yo, super enojada y en dirección a casa de Ernesto, recuerdo que iba pensando, “malditos niños me quieren jugar una broma” .
Al llegar a casa de Ernesto les empiezo a gritar enojada y agitando la rejilla, creo que estaba haciendo un escándalo, pues la vecina salió a decirme: -a quién buscas hija?, -Es mi hermano esta aqui con Ernesto, la señora me mira y me dice -no, no puede ser, Ernesto salió con su hermana y su mamá , yo mas enojada volteo y le digo a la señora metiche, -acabo de llamarles y me contestaron quieren hacerme enojar, entonces se acerca y me muestra el candado cerrado, te digo que hace unas horas se fueron, ella me encargó la casa no va a volver hasta la tarde.

Un poco extrañada me voy de regreso a mi casa, preocupada,
– no se donde demonios esta Eric..cuando de repente ahí esta el muy maldito corriendo en el parque, le grite Ericcc…Donde estabas???…Me dice que Ernesto no estaba y se fue a buscar a Daniel, me asuste mas y le cuento lo que habia pasado, -No puede ser, de vdd te contestaron?? Le dije..sí!! Ven vamos a marcarle…llegando a la casa, Eric marca a casa de Ernesto, y efectivamente, tras unos 13 o 14 tonos, sin entrar a buzón le.contesta el mismo niño
—bueno, bueno…no te escucho..bueno—

Eric le contesta…bueno…quien eres??? Y el niño le repite…bueno, no te escucho…bueno…
Vamos con mi mamá espantados y ella no nos cree como todas las mamás, pero le decimos que llame a casa de Ernesto, mi mamá escéptica marca y el niño vuelve a contestar…no lo podíamos creer, habia varios rasgos extraños en esa llamada, no se oía una señal de que fuera la contestadora, bajo la voz del niño, habia un comercial de los funerales dolores que se repetia y repetia y el jamas colgaba, estaba esperando que dijéramos mas

Mi mamá estaba asombrada, y nos dijo que esperaríamos cuando estuviéramos de regreso, iríamos a casa de Ernesto a hablar con su mamá y explicarle lo que sucedía…

Al llegar la noche llegamos a eso de las 8 o 9 y mi mama fue a casa de Ernesto hablo con su mamá y ella sorprendida, accede a ir a nuestra casa y marcar a su domicilio, le dice a Ernesto que el se quede ahi asegurándose que nadie levante el teléfono, y en efecto el niño vuelve a contestar, creo que la señora estaba muda de miedo y colgó la bocina, diciéndole a mi mamá que no se explicaba quien fuera, llegando a su casa Ernesto le dice que el teléfono sono y sono y dejo de sonar sólo. Todos estábamos tratando de darnos una explicación,, mi papá llego de su turno de tarde en el trabajo y le marcamos a la señora para pedirle que no contestara su teléfono porque mi Papá queria oír al niño, así que ya con un poco de risa le explicamos a mi papá que el teléfono sonaría aproximadamente 13 veces y el niño le diría, bueno…no te escucho, buenoo…y se quedaría callado, entonces a mi papá que le encantaba lo de miedo marco y esperando los tonos solo dejó de parpadear, no se movió por unos instantes bajo la bocina y colgó la llamada, su expresión asustó a mi mamá..le preguntaba, que te pasa ? Que tienes??? Mi papá. contestó asustado -si es vdd un niño me contestó, pero no dijo nada de lo que ustedes dicen,me dijo : -voy a matar a quien esté llamando.
En ese momento, mi hermana se vomito, yo sentí una presión horrible en el estómago Eric asustado mi papá congelado.
Esa noche no pudimos dormir, creo que el miedo a lo paranormal es grande, pero cuando hay personas que atestiguan lo que esta sucediendo el miedo crece aún mas.

A la mañana siguiente un tío llego de visita y como cosa nueva marcamos de nuevo a casa de Ernesto, mi tio dijo que al quinto timbre el buzón de voz entró.

Pasamos dias tratando de suponer que fuese una grabación o algo que tuviera lógica, sin embargo fue hasta el dia que nuestro recibo telefónico llego donde confirmamos todas las llamadas realizadas a casa de Ernesto…tal vez hubiese un motivo por el cual eso nos sucedió sin embargo vaya que susto nos llevamos aquel dia toda mi familia, y jamás entenderemos porqué nos pasó.

Griselda Hernandez

Esto sucede en Córdoba(Argentina)

Hace unos 10 años mi padrastro heredó un terreno en el cual construyó nuestra actual casa. Desde que vivimos aquí suceden hechos extraños, durante la noche se escuchan pasos y solamente en mi pieza, el suelo es de madera y se escuchan pasos, voces y risas.

Una vez durante la noche me desperté de golpe y me sentia muy mal y me faltaba el aire, queria llamar a mi madre y no podia. Me queria levantar y sentía que algo me agarraba mis pies, no me salia la voz, era horrible y en eso escucho a alguien que se empieza a reir, pero no habia nadie en la habitación mas que yo y mis familiares dormían. Intente llamar a mi madre hasta que me salió la voz y no paraba de llorar me sentía bastante mal, sentía el cuerpo pesado y me costaba respirar en eso mi madre quedó muy asustada y al tratar de levantarme de la cama me vio mis piernas y tenían marcas de manos en los pies como si alguien me hubiera agarrado muy fuerte.
Mi madre no dudó en buscar ayuda, al dia siguiente fuimos con estas señoras que saben curar casas.
Nos dijo que iba a estar todo bien y ese mismo dia vino a casa a curarla. Cuando empezó con sus rituales se empezaron a sentir gritos, gruñidos, las puertas se abrian y cerraban solas, fue espantoso. La mujer dijo que la casa estaba curada ya, pero la tranquilidad duró muy pocos dias.
Nuevamente se empezaron a escuchar ruidos y las cosas desaparecian solas. Mi abuela se quedó a dormir en el cuarto de huéspedes y dijo que por la noche vio a una mujer de vestido blanco entrar a la habitación y buscar cosas.

Mi abuela pensó que era mi madre y al contar a la mañana siguiente lo que habia pasado mi madre dijo que ella durante la noche nunca se habia levantado, y hasta el dia de hoy siguen pasando estos hechos.

Mi madre empezó a investigar sobre la casa y una vecina anciana dijo que antes en el terreno actual donde esta situada mi casa, se practicaba magia negra y toda esas cosas. Mis hermanos mas chicos dicen todo el tiempo ver sombras negras que les hablan pero dicen que no entienden y que los asustan mucho.

De noche nadie puede dormir y mi madre ya ha intentado curar la casa con varias brujas y dicen que no pueden así que hemos decidido mudarnos de casa porque no podemos vivir tranquilos.

HISTORIA BONUS:::

Mi experiencia paranormal
Que sea anónimo por favor

Cuando yo tenía como 6 años me ocurrió esto, ahora entiendo por que dicen que los niños son más propensos a percibir cosas así.

Generalmente siempre que me sentía mal o me enfermaba(ya fuera yo o mi hermano) me dormía en la cama con mis papas por si me daba más calentura o si me sentía mal para que me estuvieran checando prácticamente, y siempre que dormía con ellos dormía en sus pies osea en lado paralelo a ellos, pero hagan de cuenta que el cuarto de mis papas estaba todo rodeado por pared y hasta la esquina estaba la puerta y yo de la posición que estaba acostado para salir del cuarto tenía que bajarme de la cama darle una vuelta a la cama hacia el lado derecho y seguido esto dar vuelta a la izquierda para salir del cuarto y así ir al baño que se encontraba hasta el otro extremo.

Recuerdo muy bien que esa vez me pare un poco medio dormido para ir al baño y cuando voy dando vuelta para ir al baño estaba parada una persona en la puerta de mi cuarto que esta casi al lado del baño, entonces cuando yo me percató de esto además de que me da miedo, me le quedo viendo fijamente y me tallo los ojos para ver si no estaba imaginándome algo, pero no, efectivamente allí estaba parado viéndome fijamente y yo a él pero con un miedo dentro de mi, con miedo despierto a mi papá y junto con el me siento en la cama viendo hacia la dirección que estaba la persona y le explico que quería ir al baño pero no podía porque había alguien y me daba miedo y el me pregunta que en donde lo veía, yo le señaló y le digo:
Yo: -Ahí está papá miralo
Mi papá: -Dónde hijo que no veo nada.
Le vuelvo a señalar dónde lo veía y seguido esto el me contesta….
-No veo nada hijo, ahí es cuando me lleno de temor y me doy cuenta que el único que podía ver a la persona que se me quedaba viendo fijamente desde el otro extremo del cuarto era solamente yo.
Le insisto que yo si lo podía ver y me dice que oremos.
Cierro los ojos y empezamos a orar de pronto entra una tranquilidad en mi y cuando los abro la persona se había ido, mi padre me acompaña a la puerta del baño, seguido esto me voy a dormir.
Desde ahí a mi corta edad me di cuenta que que el nombre de Jesús es poderoso cuándo los demonios lo escuchan les repugna y créanme el mundo espiritual es mas real que tu y que yo.

Si sufren cosas así el único consejo que les puedo decir es que busquen a cristo el es la solución a todo.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

Una historia para dormir tranquilo
4 Historias de terror
El llanto

Muchas gracias por visitar Historiasdeterror recuerda que pueden enviar tus historias al correo electronico thesulla@hotmail.com, buenas noches amigos.

La Caballona – Leyendas aterradoras cortas

Leyendas de terror aterradoras largas, Esta es una historia sumamente aterradora, pues no versa sobre un anima en pena ni sobre una casa en la que ocurran eventos extraños, ni un ser intangible cuyo único daño es el susto que pueda infringir, no, esta vez hablaremos de un monstruo violento y letal que ataca de manea bestial e inhumana, pero tampoco se trata de una bestia salvaje e irracional que destruye a quien por accidente se atraviese en su camino, no, este monstruo elije a su presa, la acecha y la atrae hacia si con un camuflaje formidable e insospechado y entonces, lo despedaza… esta es la leyenda de:
LA CABALLONA

Sucedio en el Durango de nuestros abuelos, por allá en los años 40’s cuando un policía rural a los que comúnmente llamamos la “montada” cabalgaba al amanecer por el camino hacia la hacienda de la ferrería, cuando hizo un hallazgo horrible, al lugar llegaron 2 de sus compañeros y unos cuantos gendarmes y fueron testigos de una de las escenas del crimen mas espantosa que pudieron imaginar.
la mitad superior del cuerpo, yacía boca arriba, el torso estaba desnudo y aplastado, al principio pensaron que de alguna manera hubieran succionado su carne y órganos, pero rápidamente se dieron cuenta que era solo la piel, pues las entrañas, porciones de carne y huesos estaban regados al rededor, incluso se pudo encontrar el cráneo completo sanguinolento y sucio de tierra al rodar por el piso y se dieron cuenta que el cuerpo había sido desollado con salvajismo abriéndolo por la espalda y después destrozado, al haber sido despojado del cráneo, el rostro de aquella porción de piel carecía de soporte y hacia pliegues como los de una bolsa vacía dándole una expresión exagerada de dolor y de agonía que los policías no podrían olvidar en mucho tiempo, a un par de metros de distancia estaba la mitad inferior, la pelvis y las piernas se encontraban en mejores condiciones, pues conservaban su vestidura, incuso encontraron las pertenencias y algo de dinero en los bolsillo de su pantalón, se podía apreciar el desgarramiento brutal con el que habían separado el torso,pues partes de carne y piel colgaban arriba del cinturón así como una parte de la espina dorsal, como si una bestia de fuerza formidable e inhumana lo hubiera arrancado de una vez provocando el enorme charco de sangre en el que yacían las partes y ese marco carmesí coronaba la dantesca escena.

debido a la hora en que se encontró el cuerpo y a lo poco transitado del lugar, fueron muy pocos los testigos mas allá de las autoridades que pudieron darse cuenta de lo sucedido, los restos humanos se recogieron de prisa y muchas fueron las teorías que trataban de explicar estos horribles hechos, una de ellas explicaba que aquel hombre sufrió un asalto y fue herido de muerte en el vientre con algún cuchillo y los perros habían llegado a rapiñar el cuerpo y fueron ellos quienes lo habrían destrozado de esa manera al empezar a devorarlo por las entrañas, pero esta teoría se desecho, pues si bien no se podía determinar como fue la herida inicial debido a las condiciones del cuerpo, el hecho de encontrar dinero en sus bolsillos dio por el suelo la hipótesis del asalto, se pensó en la posibilidad de que alguna fiera salvaje ya fuera un gran animal silvestre o alguna exótica mascota de algún hacendado del rumbo y que pudo haber escapado, se hablo también de una manada de lobos y hasta de un castigo divino, pero nada se pudo sacar en claro, por lo que el asunto se trato con hermetismo y la identidad de la victima no fue revelada, el asunto se hubiera olvidado si no fuera porque poco mas de tres meses después se encontró otro cuerpo en condiciones tan similares que no se pudo evitar la conexión entre ambos casos, esta vez cerca del puente negro y esta vez fue imposible mantener la secrecía del asunto pues ademas que muchas personas habían llegado al lugar de los hechos mucho antes que los gendarmes, pues fueron alertados por los gritos de auxilio de una joven veinteañera de nombre maría, también se conoció la identidad del difunto, se trataba de Don Benjamín Rivera, conocido prestamista y usurero sin escrúpulos, aunque se manejaba siempre como un hombre honorable y fervoroso feligrés de la parroquia de santa de la cual era vecino, fue la misma María la que relato con detalle lo sucedido, después de recuperar el aliento y tranquilizarse lo suficiente para hablar, digo que había llegado hasta ese lugar al filo de la media noche para encontrarse con Don Benjamín dijo que antes de llegar al lugar del encuentro escucho un grito desesperado y pudo ver una silueta blanca correr encorvada hasta perderse en la oscuridad y fue cuando casi tropieza con la porción del torso del hombre que estaba cercenada en el piso en medio de un charco de sangre, esta vez no habían sido desollado pero le habían arrancado un brazo y tenia una herida brutal en el pecho como el zarpazo de un oso, dada la enorme cantidad de sangre no quedaba duda que las heridas fueron provocadas mientras aun estaba vivo, cuando la cuestionaron acerca de sospechoso que resultaba que una joven estuviera sola por esos lugares en una supuesta cita y a esas horas, no le quedo mas remedio que confesar que no era la primera vez que se veían ahí, pues sostenía relaciones amorosas con el cincuentón, acepto que a cambio de recibir los favores de la joven el le daba protección económica, a pesar que el tenia esposa e hijos bien conocidos por la sociedad de Durango, debido a esta información el funesto asunto se corrió como reguero de pólvora, la presión social para que se esclareciera el caso no se hizo esperar y en un intento por proteger la integridad del finado se acuso a la joven del brutal asesinato acusándola de mentirosa y que seguramente ella en compañía de sus cómplices habían atacado al Don Benjamín para asaltarlo, la joven fue arrestada pero la investigación no pudo demostrar su supuesta culpabilidad, primero porque al igual que en el otro crimen se encontró dinero en las ropas del cuerpo ademas del reloj de oro y la leontina en el bolsillo, tampoco pudo demostrarse que hubiera mas personas involucradas, la joven no tenia hermanos varones y su padre era un anciano de oficio alfarero muy conocido por el rumbo, ademas fueron muchos los testimoniales de familiares, amigos y vecinos que confirmaban las relaciones entre ambos, por ultimo la joven tenia las cartas que le había escrito Don Benjamín y algunos regalos que le había hecho, no dejaban lugar a dudas, por lo que se opto se opto por investigar otro móvil para el crimen, la venganza era algo que debía tomarse en cuenta, pero la joven no tenia compromisos de ningún tipo, era soltera y tenia ni hijos ni había tenido parejas conocidas, ella aseguro que solo le había pertenecido a Don Benjamín, por otra parte la esposa legitima de nombre Doña Concepción Argumedo de Rivera, era una dama intachable y sus hijos Benjamín y Salvador eran jóvenes honorables y estaban fuera de la ciudad visitando a unos parientes, a fin de cuentas nada se pudo aclarar y se hubieran quedado sin resolver de no ser por un tercer caso que de manera increíble podría explicar los asesinatos aunque de manera inverosímil…

Paco Acevedo ere un pachuco consumado, un joven de casi 30 años que disfrutaba de fiestas, excesos y sobre todo le encantaba trasnochar por las calles, que aunque desiertas, eran bastantes tranquilas y si algún vival le salia al paso, Paco ademas de ser muy bueno para defenderse, traía siempre un cuchillo en su bolsillo para defenderse en casos extremos, era por todo esto que su madre, carmelita, angustiada le suplicaba que no anduviera en esos bailes ni por las calles, pues un día le pasaría algo realmente malo, mucho peor que sus cada vez mas frecuentes peleas, y carmelita tenia toda la razón.
Una de tantas noches Paco caminaba por el rumbo del ojo de agua cuando a lo lejos, sentada sobre una gran piedra pudo ver una mujer vestida de blanco, mientras mas se acercaba mas se entusiasmaba, pues el vaporoso vestido blanco brillaba a la luz de la luna y dejaba entrever una tenue transparencia, pero que era suficiente para hacer notar el cuerpo esbelto, jovial y bien cincelado, se acerco hasta ella y su larga cabellera tapaba su rostro agachado y mirada al piso, se acerco y la saludo ademas de ofrecerle ayuda en caso que ella la necesitara, entre mas se acercaba, la joven volteaba su cabeza para impedir que la viera el joven conquistador que echo mano de sus mejores piropos pero no consiguió arrancarle una sola palabra, ni siquiera una mirada y por mas que trataba ella esquivaba el contacto visual, hasta que le dijo, ” preciosa, solo déjame verte y me iré” en ese momento la joven levanto la cara y lo que Paco vio era suficiente para hacerle perder el juicio a cualquiera, unos ojos completamente blancos y opacos y su rostro a la altura de los pómulos su se alargaba de manera monstruosa tan largo como el de un caballo, un rostro enorme y huesudo que remataba en un horrible hocico babeante y con colmillos sobresalientes, ante tan espantosa visión, Paco alcanzo a exclamar “anda maldita me hubieras dicho que eras la cosa mala” y echo a correr a toda prisa, podía escuchar el jadeo inhumano de la bestia acercarse a el, cuando estaba apunto del colapso se encontró con un grupo de pachucos que también regresaban del baile y literalmente cacharon en sus brazos a Paco y a decir de ellos mismos pudieron ver una silueta blanca de larga cabellera que se alejaba corriendo a cuatro patas hasta perderse entre los arboles del ojo de agua, paco quería contar lo sucedido pero no atinaba a pronunciar palabra alguna y tanto fue su esfuerzo que termino con las pocas fuerzas que conservaba y se desmayo….

a decir de sus amigos, tardaron varios minutos en hacerlo recuperar el conocimiento y lo acompañaron hasta su casa, carmelita se asusto mucho de ver en ese estado a su hijo, no fue si no hasta días después en los que Paco que estaba ausente y deprimido, se atrevió por fin a contarle lo sucedido a su madre, tras escuchar el relato doña Carmelita le dijo “esa es la Caballona, ella castiga a los hombres que actúan como animales, a los viciosos, a los mujeriegos a los infieles, a los que no saben ser hombres a cabalidad y que se comportan como animales en brama y se llenan de excesos, llega la Caballona y los devora, a ti solo te dio una advertencia hijo, hazle caso Paco, hazle caso”….

El muchacho no volvió a trasnochar nunca mas, después de el muchas personas han contado encuentros con este ser, y al igual que paco fueron advertidos y vivieron para contarlo, otros menos afortunados encontraron muertes horribles, por eso, cada vez que encontraban un cuerpo desecho, rezaban angustiados pues temían que el monstruo anduviera rondando, quien sabe cual sea su origen y naturaleza, fuera de nuestro estado en muchas ciudades se cuentan historias de encuentros con este monstruo, incluso fuera de nuestro país, en centro América la que llaman “la sayona” tiene mucha similitud.

esta historia llego a mi de viva voz hace muchos años por parte de mi tío Paco y como me la contó, se las conté a ustedes ojala la hayan disfrutado, nos leemos la próxima vez.

RECUARDA LEER ESTAS SIGUENTES HISTORIA:

Mi relato paranormal
El fantasma de la niña
historias de terror guanajuato
Historias de asesinos reales

EL FANTASMA DEL ENANO

EL FANTASMA DEL ENANO
En esta ocasión les ofrezco una leyenda que, si bien jamás ha sido publicada, fue muy contada en su tiempo pues fue de los hechos más atroces que sucedieron en la ciudad de Durango, y por eso mismo fue muy contado, aun hoy hay muchas personas que la conocen seguramente muchos de ustedes apreciados lectores la habrán escuchado de alguien o muchos es posible que la recuerden. como es costumbre en nuestras leyendas esta es la versión más consistente y mejor documentada, espero la disfruten.
una noche cuando Fernando venia de visitar a su novia después de caminar desde el callejón del rebote, que si bien no parece demasiada la distancia hoy en día, en aquellos lejanos ayeres corrían los años 60s, era una distancia significativa y más por la noche, pero al ser un joven enamorado y siendo algo así como las 11 de la noche Fernando llego tranquilamente al templo de san Agustín y tomo por calle hidalgo, cuando llego a la altura del paseo de las alamedas, hasta el puente de allende uno de los muchos puentes que permitían cruzar la acequia grande, y era precisamente por calle allende que Fernando seguía su camino.


mientras se acercaba al puente cruzando las alamedas, pudo ver una pequeña y abotargada figura, que estaba parada a un lado del puente, inmóvil y nada más, conforme se acercaba pudo ver que la figura estaba de espaldas a él, mirando fijo hacia el fondo de la acequia cuando Fernando estuvo a un par de metros de la pequeña figura que a esa distancia quedaba claro que no era la de ningún niño, ya era evidente que era un enano, el cual al sentir la cercanía del joven camino de prisa aunque de manera trabajosa y descendió hacia el fondo de la acequia, ya para ese entonces la acequia llevaba bastante agua pero estaba en condiciones sépticas infames, y no era lógico que nadie bajara y menos de noche, por eso Fernando se apresuró temiendo que el hombrecillo cayera hasta el fondo, pero al llegar a la orilla no pudo distinguir nada, ni escucho ningún grito ni nada, temiendo que el pequeño hombre pudiera estar inconsciente, el joven agudizo los ojos para acostumbrarlos a la penumbra no pudo ver ni escuchar nada y decidió, al cabo de unos momentos de búsqueda infructuosa, seguir su camino, cuando cruzo el puente no pudo evitar al estar a medio camino asomarse a ambos lados con la esperanza de ver algo que explicara el curioso hecho, pero no vio nada, no fue sino hasta que camino media cuadra por la calle allende que tuvo el impulso de voltear hacia atrás y allá en el puente pudo ver que la pequeña figura del hombrecillo, ahora de frente a el pues estaba exactamente en el mismo lugar, parado inmóvil y nada más…el joven no pudo evitar un escalofrió al verlo de esa manera, pero justo cuando lo estaban asaltando los temores, se consoló pensando que lo más probable era que quien se asusto fue el propio enano y debió haberse escondido pensando que corría algún peligro frente a el, ese pensamiento no solo lo tranquilizo si no que incluso le arranco una sonrisa pensando en el mal rato que sin querer le habría hecho pasar al pobre hombrecillo mientras lo buscaba.
Cuando Fernando llego a su casa le contó a su madre en tono jocoso el incidente del enano, pero la señora, que se llamaba Ema, lejos de compartir la risa del joven escucho atónita lo que este le decía y al final le dijo: “ande mijo ese enano se aparece ahí en ese puente ya me habían dicho que hay quien lo ve jugando entre los pasamanos y otros lo ven así bajando en silencio a la acequia, es que se aparece porque lo mataron muy feo y no supieron quien hasta mucho después”.
Fernando escucho el relato y de repente empezó a sentir miedo de saberse tan cerca de un fantasma, en efecto muchos contaban haber visto al enano del puente y todos sabían el horrible crimen del cual fue objeto, esto fue lo que paso: exactamente en la esquina de la calle Francisco Sarabia esquina con hidalgo, donde hoy son unas oficinas, existió una carnicería propiedad de Pedro González, un hombre de mediana edad alto y corpulento de apariencia tosca pero de trato muy amable, precisamente por ese trato cordial se había ganado una buena cantidad de clientes y el negocio marchaba bastante bien, tenía un joven ayudante de nombre Sergio, que hacía las veces de deshuesador, es decir él se encargaba de despellejar filetear y desde luego deshuesar la carne pero eran tantos los clientes, mejor dicho las clientes pues en su mayoría eran señoras amas de casa las que hacían las compras y debido a la enorme de trabajo se vieron en la necesidad de contratar un segundo ayudante, no fue difícil escoger pues había un jovencito peculiar de nombre Fermín que por mucho tiempo había insistido en trabajar con ellos, Fermín era vecino de la calle granada y en su niñez estudio en la escuela francisco zarco y en el transcurso de la primaria se hizo evidente que tenía la condición de enanismo motivo por el cual sufrió de muchas burlas por parte de sus compañeros, cuando termino su primaria ya no continuo sus estudios, trabajo en todo lo que podía y que su condición le permitía, hacia mandados, vendía el periódico todo lo que podía para ayudar en los gastos de la casa, a pesar de su situación difícil y de las muchas burlas que sufría pues en ese entonces la sociedad era todavía más estrecha en su criterio de lo que es hoy día, Fermín era un joven alegre y empeñoso andaba por todos lados en su bicicleta, claro una de tamaño infantil por obvias razones, y era bien visto por don Pedro que ya le encargaba que llevara pedidos a algunas de sus clientas por eso no fue difícil para el elegir al nuevo ayudante, sobra decir lo contento que se puso el pequeño al saberse contratado.
Los primeros días sufrió un poco para acostumbrarse a sus nuevas condiciones de trabajo, pero con unas cajas de refresco de madera que movía para todos lados rápidamente soluciono los inconvenientes, además entro en la dinámica del trato amable y cordial que distinguía a ese negocio y ahora el pequeño ya socializaba y despertaba la simpatía de la gente al ver su empeño en ser eficiente y cariñosamente le decían “el chaparrito”.
por meses todo marcho viento en popa, la carnicería cerraba a las 5PM y Fermín se quedaba a limpiar las sierras la maquina picadora que siempre tenía restos de carne molida, limpiaba los vidrios del enfriador y todo lo necesario para dejar todo impecable, por lo cual demoraba un par de horas más, siempre se repitió la rutina hasta ese día fatal…
Antes de terminar la jornada le fueron a avisar al pequeño Fermín que su abuela estaba enferma y don Pedro lo dejo salir temprano, una vez que Fermín constato que no era nada grabe y viendo que eran algo más de las 6 de las tarde le pareció buena idea regresar a la carnicería para limpiar todo y así lo hizo, el pequeño ya tenía su propia llave pues era siempre el primero en llegar y el último en salir y don Pedro aunque bonachón, era muy celoso en cuestiones del dinero y nunca dejaba nada de efectivo por eso no había mucho problema en confiarle la llave a sus empleados.
Fermín entro a la carnicería paso detrás del mostrador y antes de encender las luces para comenzar se amarraba a las espalda su pequeño mandil, escucho voces en la parte de atrás del lugar, sigilosamente se acercó y al asomarse al cuarto de al final descubrió a su jefe en pleno idilio carnal con una vecina y clienta, señora casada y de reputación intachable, esposa de un abogado que vivía apenas a un par de calles del lugar, el momento fue desastroso, la primera en reaccionar fue la mujer que agachada como si quisiera meterse bajo la tierra salió de prisa con la ropa entre sus manos salió del cuarto se vistió rápidamente y huyo del lugar, mientras el pequeño Fermín estaba atónito y profundamente preocupado sin saber qué hacer, hasta que su jefe termino de vestirse y le dijo “que estás haciendo aquí?” y Fermín quería explicarle pero no atiba a articular palabras por los nervios y en un momento que le dio la espalda Pedro tomo el martillo de madera para ablandar la carne y le descargo un duro golpe en la nuca al enano que cayo inconsciente al piso el hombre estaba desesperado al saberse descubierto, y había golpeado al enano por impulso, asustado por las consecuencias que tendría para todos el saberse su aventura, el marido seguramente los encarcelaría por adulterio o peor aún, lo mataría, su vida misma estaba en juego, su vida estaba en las pequeñas manos del enano, todo dependía del silencio de ese pequeño que yacía inmóvil en el piso así que decidió encargarse el mismo de asegurar ese silencio, tomo un cuchillo delgado y largo para filetear, volteo al pequeño cuerpo y le atravesó el corazón, un espasmo y pequeños temblores para después sentir el cuerpo flojo le indicaron que el pequeño había muerto, lo demás fue monstruoso pues el hombre entro en una espiral descendente de desesperación y ansiedad de deshacerse del cuerpo del único testigo, le quito la ropa y con precisión quirúrgica lo desoyó uno tras otro quito los jirones de piel, y después lo desmembró, en solo unas horas el cuerpo del pequeño se transformó en trozos de carne desnuda y sanguinolenta de aspecto muy similar a los que ahí se vendían, era una escena monstruosa ajena a cualquier límite de humanidad, el piso completamente ensangrentado, la sierra fue utilizada para destazar al pequeño el hombre se encargó en desaparecer cualquier rastro humano del pequeño cuerpo, y al mismo tiempo el mismo se despojó de cualquier rastro de humanidad, tomo la cabeza cercenada, la ropa y la piel y siendo ya de madrugada atravesó las alamedas y llego al borde de la acequia grande y ahí arrojo los restos del enano, luego regreso limpio meticulosamente el piso y coloco en el enfriador los miembros desollados de lo que hace apenas unas horas era una persona, una persona joven, indefensa, inocente….
Desesperado don pedro fue de prisa hasta la casa de Sergio y golpeo con desesperación la puerta hasta que su ayudante le abrió y le permitió pasar, ahí le conto todo lo sucedido ante lo inaudito de los sucesos Sergio no atinaba a decir nada, parecía una broma cruel o más bien una pesadilla, y todo empero cuando el corpulento hombre lo conmino a que le ayudase pues siendo el más joven Sergio tenia también un par de amantes, las dos casadas y ambas clientas, si se llegaba a saber lo de una solas podía causar un efecto domino que podía terminar de tajo con todo, incluso con su vida, por eso el joven se vistió rápidamente y ambos regresaron a la carnicería, y empezaron su macabra labor, Sergio con la mente más clara tomo brazos y piernas cortándolas a la altura de la rodilla pues pensó que esas eran las partes más reconocibles de un ser humano, por eso las deshueso y echo la carne en la picadora, un poco tiempo hubo una porción de carne molida humana…
Después de esto ambos se dieron a la tarea de sacar sendos pedazos de carne de los muslos, y el torso del pequeño, y desechar los huesos con restos de carne y grasa, ya era casi el amanecer cuando salió Sergio y arrojo huesos a la acequia grande, después los hombres limpiaron acomodaron y al poco rato abrieron el local, y convencidos que era la mejor manera de des hacerse de los restos, kilo a kilo vendieron la carne el pequeño hasta que se deshicieron de toda…
Por su puesto la madre fue alarmada a buscar a Fermín ya que no había llegado a dormir y los carniceros dijeron que no lo habían visto, con pasmosa tranquilidad tratando de ocultar su miedo, la señora regreso muchas veces conforme mientras los días, y llorando les contaba que su hijo se le parecía en sueños y le decía que estaba en la carnicería, pero los hombres insistían en que simplemente no había regresado, pero la madre de Fermín no fue lo único que estuvo a punto de descubrirlo, uno de sus clientes había encontrado un pequeño hueso en su picadillo, y en su calidad de medico noto que parecía que era una falange distal, pequeña pero muy bien calcificada, de un adulto pero más pequeña…. Por su puesto que esto fue suficiente para que el doctor los enfrentara, pero tan asqueroso hallazgo, pero Sergio pudo salir bien librado pues alego que el enano se había lastimado mientras ponía la carne en la picadora y quizá esa lesión en sus dedos había sido la causa que dejara el empleo y por eso ya no había regresado…

A pesar de esos incidentes el crimen quedo impune, pasaron los días, luego los meses, y todo parecía regresar a su curso normal, los carniceros atendiendo amablemente a sus muchas clientas, solo la madre de Fermín era la única que no encontraba paz ni sosiego, y además cada vez eran más las personas que aseguraban ver un enano que era una aparición, ahí en el puente de la calle allende, quizá estaba tratando de decirles algo…
El crimen hubiera quedado impune, si no fuera porque un día un grupo de policías investigaba el robo de ganado y sospechaban que las reses desaparecidas habían sido vendidas en canal a las carnicerías de la zona y entraron hasta la carnicería de don pedro para preguntar si no les habían ofrecido producto sospechosamente barato, pero cuando Sergio vio entrar a los uniformados de inmediato exclamo “¡yo no mate al enano… , fue mi jefe!”… debido a la espontanea confesión decidieron detener a los 2 hombres y fue así como confesaron con todo detalle el espeluznante crimen.

Tambien te puede interesar:

Mitos de Durango
Leyendas de Monterey
Mitos mexicanos de terror

La sociedad de ese entonces se paralizo con la noticia, y la frase de “yo no mate al enano” a un hoy sobrevive en el léxico de muchas personas y se usa cuando uno por algún motivo nos acusamos a nosotros mismos con ingenuidad y precipitándonos, es como decimos coloquialmente “se echó de cabeza.”

Como quiera que haya sido, el crimen se resolvió, se pudieron rescatar algunos restos del fondo de acequia, encarcelaron a los asesinos, la madre pudo sepultar los restos, la carnicería cerro, pero aun muchos años después de estos terribles acontecimientos, eran muchos los que decían ver al pequeño fantasma del enano en el puente de allende y así fue hasta que fue demolido para convertirse en el boulevard dolores del rio.

Ojala hayan disfrutado de esta leyenda y la puedan compartir con sus amigos, gracias por su atención y hasta la proxima.

La casa fantasma

Quiero contar algo que me dejó muy intranquila ayer domingo, bueno nos juntamos en casa de mi abuela todos los domingo en la colonia obispado en Monterrey, como ya sabrán es una zona muy antigua, ayer nos quedamos hasta tarde.

Esta foto es de casa de al lado de mi abuela ella es una señora grande y vive sola y siempre nos cuenta que aveces en las noches se prende una luz en la casa varía el lugar nosotros por supuesto no le creemos ya que la casa está abandonada desde hace mucho tiempo lo pueden notar en la foto.


Mi abuela cuenta que cuando vivía su vecina le contaba que vivía con una niña los hijos muy rara vez la iban a visitar y mi abuela pensaba que la señora alucinaba ella se quejaba todas las mañanas que la niña prendía las luces en la noche y cuando amanecía veía que estaban encendidas mi abuela obviamente no creía y pensaba que ella olvidaba apagarla o equis razón, hasta que la señora falleció y jamás vendieron esa casa, más bien nunca se quiso vender si llegaba gente a quererla comprar pero jamás se ha vendido hasta que quitaron anuncios y no sabemos la razón por la que ya no va nadie, mi abuela comenzó a ver las luces encendidas y al principio pensaba que era fallos de la luz pero como? Si ya no había ningún servicio dejas de pagar y no vuelven a activar el servicio, en fin este domingo fuimos y no la pasamos muy bien estábamos tranquilos y los nietos decidimos quedarnos a dormir y así fue pero en toda la tarde no notamos que la luz estaba prendida hasta que ya era noche, no hicimos caso de eso aunque con miedo nos fuimos a dormir pero mi abuela en la mañana estaba muy extraña nos preguntaba cosas raras y decía que si no sentimos algo en la noche en fin ella nos dijo que al despertar al baño vio a una niña pasar rápidamente y ya no quiso mencionar más todos nos quedamos asustados y nos seguimos preguntando si será verdad o que explicación nos pueden dar?
Anonimo

Enano de la Catedral Leyendas (Venezuela)

La leyenda que les cuento se centra en la Caracas de los “techos rojos” debido a que la capital aún conservaba sus techos de teja. Las personas vestían a la usansa española y luego a la francesa con la llegada de Antonio Guzmán Blanco al poder.

El Enano de la Catedral Leyendas venezolanas

Al mediodía la gente iba a misa y despues a conversar en la plaza mayor, acerca de cualquier tema en particular. Luego y años más adelante los caraqueños disfrutarían de los conciertos dados por la banda marcial de la ciudad. Caracas, a pesar de algunas cosas, era un paraíso en aquella época.

Pero las noches no eran para andar por ahí solo ni acompañado. Había que recojerse temprano porque Caracas era muy oscura, solo se podía iluminar con faroles de aceite de algún animal y había uno en cada casa de la ciudad.

Eran esas mismas noches que escogían los abuelos, para hablar reunidos con la familia y en esas conversaciones se encontraban las de narrar cuentos de espantos. Muchos niños pequeños no aguantaban el miedo y se iban a dormir, pero los más grandes y valientes se quedaban a oír bajo su propio riesgo aquellas historias.

La historia a continuación es de las más celebres de Caracas y se llama “Enano de la Catedral”.

Eran las 12:00 a.m. y son indicadas por las campanas de la Catedral. Las calles estaban desiertas y una brisa fría viene del Cerro el Ávila a refrescar la ciudad. Es cuando un hombre bien vestido con capa española y bombín venía pasando por la esquina de las monjas Mercedarias (hoy Capitolio o Asamblea Nacional) y traía a una botella de ron para el frío.

Su trayecto era desde esa esquina, pasando después por la plaza mayor o Bolívar, hasta llegar a la esquina de La Torre (dado por la torre del campanario de la Catedral), donde tendría el encuentro más terrorífico de su vida.

De repente aparece en las puertas del recinto una figura diminuta, como de un niño de 5 o 10 años. Ese ser iba vestido con un abrigo y un sombrero de ala ancha que le tapában la cara, también fumaba un tabáco y lo hacía como si fuera el último. Cuando el caminante venía pasando por la puerta principal de la iglesia, se le apaga el cigarro al pequeño personaje. “Me puede dar un fósforo para el cigarro, por favor?” dijo aquel ser con voz chillona revelando su rostro de anciano, era un enano.

El hombre, dudoso se acercó al enano y le dio fuego al tabáco. Pero cual será la sorpresa que ese enano al tomar la primera bocanada de humo, empezó a crecer hasta alcanzar el tope del campanario, donde está la estátua de la Fé y con el índice apuntando al reloj, dijo con voz cavernosa: “Son las doce y cinco de la madrugada en Caracas y en el reloj de San Pedro, en Roma, son las seis en punto…”. Y volteando al hombre le dijo: “gracias por el fósforo, amigo, ahora quieres venir conmigo a conocer el verdadero fuego del infierno?!”. El espanto echó una carcajada que resonó en toda la ciudad y como si fuera un muñeco de resorte, volvió a su tamaño original. Pero ya el hombre asustado ya había huído a todo dar por la esquína de Veróes y recitando oraciones con lo que le quedaba del gañote.

El Enano de la Catedral duró espantando hasta entrado el siglo XX y era el terror de esa zona para quien se acercara por esos lares a altas horas de la noche. Muchos llegaron a la Puerta de Caracas con la lengua afuera por la culpa del Enano. Dicen que en vida era molestado por los habitantes debido a su estatura y que unas mujeres lo persiguieron hasta que se escondió en la Catedral y de ahí no salió hasta su muerte.

Hasta el mismo General y presidente Antonio Guzmán Blanco recibió un susto de aquel fantásma. Sucede que una noche, salió de su oficina en la Casa Amarilla (antiguo palacio presidencial cercano al templo cruzando la plaza) y se acercó a la Catedral para ver por donde podía empezar a hacer las “remodelaciónes”. En eso ve al famoso enano en frente la puerta de la iglesia fumando un tabáco Guácharo, lo que hace que el “Ilustre Americano (como le llamaban), se devolviera a su despacho hasta el día siguiente, con la idea de no volver a tocar ese templo nunca más.

No fue hasta que el famoso cantante dominicano, Luís María “Billo” Frómeta, estrenara en el Roof Garden su canción “El Muerto de Las Gradillas” pero no nombra al enano, quizá por respeto, lo que hizo que desapareciera el espanto. Otra versión dice que el enano dejó de asustar cuando Romulo Betancourt llegó a la presidencia.

Mi Relaro del Chupacabras (caso Real)

Mi historia es corta, pero la contare:

Sucedio cuando tenia 12 años, mi madre es de un pueblo de allá de veracruz. mi abuelo ya de edad avanzada se puso enfermo y mi mama y yo tuvimos que viajar a dicho estado para ir a verlo.. como muchos sabrán en los pueblos o ranchos la gente acostumbra o acostumbraba salir a platicar a fuera de las casas y estar ahi a largas horas de la noche. recuerdo que era verano hacia mucho calor y no daban ganas de estar dentro de la casa.

Pues nos habia tocado llegar con unos tíos que en aquel tiempo tenían una tienda de abarrotes, entonces era común cerrar casi a media noche.. recuerdo que a lo lejos se veian matorrales y una oscuridad profunda y algunas casa apenas tenia un foco de fuera para alumbrar su entrada.. bueno ese dia nos quedamos platicando sobre la salud de mi abuelo afuera de la tienda, eran al rededor de las 11:30 de la noche y el lugar estaba muy solo y mis tios se disponian a cerrar el negocio, yo me quede sentado mirando a la oscuridad pensando en todo los misterios que envuelve..

de pronto los perros empezaron a ladrar de una manera desesperada pense que era normal.. cual fue nuestra sorpresa que de los matorrales salio un tipo de ser, no parecia humano, de echo iba sin atuendos, tenia unos ojos brillosos como cuando alunmbras a los gatos con una lampara.. debo aceptar que me asuste mucho y mis tios tambien, la criatura solo volteo por dos segundos luego corrio despavorida hacia los matorrales a esconderse.. en verdad esa noche no pudimos dormir, gran parte de la noche hablamos sobre lo que vimos.. en aquel tiempo se hablaba mucho del misterioso chupa cabras y yo lo atribui a esa criatura, pero lo curioso es que era un ser delgado y cabezon..

RESPUESTAS:

Anonimo: una vez que fui a visitar a mi abuelo (tiene animales de granja) salimos de noche a verlos, me platicaron que todas las noches en tiempos de sequía aparecían los cadáveres de los animales y a las gallinas una vez la encontraron en una cueva que estaba muy cerca probablemente eran lobos o algo parecido, esto sigue pasando y me gustaría saber qué es eso que los están matando si alguien me puede ayudar lo agradecería

VIDEO COMPLETO PARA MAS INFORMACION:

El chupacabras, teorías y avistamientos recientes

Fantasma de la Niña

Fantasma de la Niña

Anónimo
Bueno, les contaré algo que me sucedió a mi cuando tenía 5-7 años de edad, ahora tengo 15, no ha pasado mucho pero fue algo que me dejó muy marcada y, aunque estaba muy chica, aún lo recuerdo y no lo he podido olvidar.


Era de madrugada ya, mi familia y yo teníamos poco de habernos cambiado a esa casa en Apodaca, ahí empezando Hda Las Palmas, si más no recuerdo teníamos de 3 a 5 meses viviendo ahí y todo era normal hasta que una noche yo estaba soñando que estaba pintando “un cuadro” o algo así, estaba todo apagado, no se veía muy bien que digamos, solamente el reflejo de la luz de la casa de atrás daba para la ventana del cuarto y, en ese momento yo estaba acostada boca arriba, fui abriendo los ojos y en lo que me volteo veo una niña como de unos 6 años entre mi cama y la cuna de mi hermano, (yo no tengo hermana), se me hizo eterno el momento en el que la estaba viendo, la niña estaba en ropa interior y una blusa de tirantes como de algodón rosa, (esas que usan mucho los niños chiquitos), la curiosidad me estaba matando y empecé a verla detenidamente, empecé por los pies y, para lo poco que alcancé a ver porque estaba oscuro, tenía muchas heridas, fui subiendo hasta ver la blusa que traía, estaba muy maltratada y tenía muchas manchas como que de sangre, y, al momento de que le iba a ver la cara, se empezó a mover toda y se metió abajo de la cuna, le pensé como 5 segundos en ir a ver si seguía ahí o no, más que nada porque estaba muy chica y yo tenía mucho miedo y pues me paré de la cama y luego luego me asomé a ver que había, para mi sorpresa había varios de mis juguetes que supuestamente se me habían perdido, (hasta el momento me sigo preguntando cómo fue que llegaron ahí), el espacio era muy chico, así que es muy poco probable que también una niña haya logrado meterse ahí, prendí el foco y como pude saqué los juguetes de ahí, los dejé en mi cama y me fui al cuarto de mis papás, y les conté lo que había visto y como yo era una niña obviamente no me creyeron y se reían de mi, se lo llegaron a contar a mis familiares y también hacían lo mismo y yo me sentía mal por eso, porque yo sabía que lo había visto.

Ahora ya no vivo ahí por suerte, pero mis papás me creyeron hasta que a ellos también les empezaron a pasar muchas cosas en esa casa que con el tiempo les iré contando, gracias por leerla.

Noche en el cementerio del Saucito

Hola amigos, para mi no es extraño dormirme tarde. Ya son casi las dos de la mañana y hoy decidí escribir otra historia que espero les guste. La historia se titula: “Noche en el cementerio del Saucito”

Noche en el cementerio del Saucito

Escrita por Ignacio Álvarez
©Febrero 22 del 2016

misterio-terror

El cementerio del Saucito es muy viejo y existen muchas historias del mismo. La que les voy a contar me lo platico uno de mis tíos quien vivio muy cerca del cementerio. Resulta que el conoció a un cura del templo a quien le gustaba pasear por el cementerio de noche. Era muy raro el que lo hiciera y mi tío y sus amigos que habían visto al cura entrar al cementerio decidieron investigar el porqué. Con el tiempo mi tío se enteró de que el cura tenía un secreto, le gustaba invocar a los espíritus.

En aquel entonces mi tío tenía más o menos 14 años (ahora ya pasa de los 70), él y tres amigos más, (todos de la misma edad más o menos) les gustaba irse cerca de la barda del cementerio y simplemente pasar el rato ahí. Como muchos jóvenes de la época, si nada que hacer en la casa, el estar con los amigos era la forma de pasar el rato y divertirse. El estar con los amigos hasta las 11, 12, o 1 de mañana era común (yo mismo hacia eso cuando tenía su edad) En una ocasión casi a la media noche cuando ya se estaban despidiendo para irse todos a casa, vieron a una figura humana quien traía consigo una lámpara de aceite, brincar la barda y simplemente vacilando dijeron “ese cuate ya no sale vivo”. Esperaron como una hora para ver si salía y si, efectivamente salió como a la hora. Esa fue la primera vez que vieron al cura brincar la barda. Esa noche se despidieron y todos se fueron a casa.

Como a los tres días, había luna llena y como siempre estaba mi tío con sus amigos cerca de la barda del cementerio. Esta vez esperaban ver a la misma persona y esperaron pacientemente. Cosas como esta eran muy intrigantes para ellos y además no tenían nada más que hacer. Ya las dos noches anteriores habían esperado ver a la misma figura pero no se presentó. Como dije, era noche de luna llena y la luz de la luna hacia que las tumbas tuvieran un cierto resplandor que ellos ya conocían por estar ahí tantas veces. Cerca de las doce de la noche vieron a lo que parecía ser un monje vestido con su túnica y capucha tapándole la cabeza y la cara. Aun cuando la luz de la luna era tan intensa, no podían ver desde su escondite, quien era. La figura nuevamente brinco la cerca, esta vez todos hicieron lo mismo pero esperando hasta que el hombre ya había brincado y caminaba entere las tumbas.

Lo siguieron hasta el centro del cementerio cerca de la capilla que ahí se encuentra y lo que vieron los dejo, helados! El “monje” saco de una de sus mangas varias velas y las puso en forma de estrella, ellos se dieron cuenta de que si trazaban líneas entre las velas, estas crearían un pentagrama. Todos guardaban un silencio que era de verdad espeluznante. Todos estaban absortos en lo que veían. El monje empezó a invocar al demonio, lo hizo por más de 10 minutos pero nada paso. Por cierta razón que solamente el sabia, paro en seco de lo que estaba haciendo y recogió las velas y empezó el camino hacia la barda nuevamente. Mi tío y sus amigos decidieron seguirlo y ver quien era o por lo menos donde vivía. El monje caminaba rápidamente dirigiéndose hacia el templo del Saucito, al llegar a él se destapo la cabeza y cuando llego al único foco que alumbraba la calle, volteo hacia atrás, posiblemente sintiendo que mi tío y sus amigos lo seguían. Cuando el volteo, todos estaban cerca pero escondidos atrás de lapidas sin terminar que tallan fuera del cementerio. Todos vieron claramente la cara del padre. Para cerciorarse, esa noche quedaron de ir a misa al día siguiente, no importaba que no fuera domingo, ellos querían cerciorarse de que si era el padre de la iglesia al que habían visto. Cuando la misa empezó vieron al padre, y si, era él. El mismo que entraba al cementerio a invocar al demonio! El padre se llamaba José Antonio, y la gente lo conocía como el padre Toño.

Ese día después de clase, todos se reunirán nuevamente fuera de la escuela a donde asistían. Quedaron muy formalmente de verse nuevamente en la noche y seguir nuevamente al padre. En la noche hicieron eso pero el padre nunca apareció. Lo esperaron varios días y nada. Ya pensaban que el padre los había descubierto y que por eso ya no lo volvería a hacer. Pero se equivocaron. Como a las dos semanas el padre volvió, pero ahora ya no había luna llena. Inclusive, el cementerio estaba tan oscuro como una boca de lobo.

Esa la noche por una extraña razón hacia un frio tremendo, cosa que no se explicaban ellos pues era el mes de Junio y nunca hace frio en ese mes, y si hacía, no era más que algo ligero y con un suéter era más que suficiente para quitarse uno el frio. Pero esa noche no, el frio calaba hasta los huesos y aun sus chamaras no era suficiente. Pero ahí estaban. Listos para seguir al padre y ver qué diablos aria esta vez.

Cerca de la media noche ya habían decidido retirarse, el frio era tremendo y nadie quería seguir esperando pues ya se estaban congelando. Ya se iban a sus casas cuando vieron la figura del padre, esta vez traía la misma lámpara de aceite pero prendida, les extraño que la trajera prendida pues todas las veces que lo habían visto, nunca lo hacía. Rápidamente se escondieron entre los arbustos que se encontraban cerca de la pared. El padre ya estaba muy cerca de la barda cuando uno de sus amigos le grito.
-“A donde va tan de prisa Padre Toño?”
El padre sin inmutarse simplemente les contesto.
-“A dar una caminata y rezar por las animas hijo”.
Y diciendo esto brinco la barda. Los chavalos esperaron un par de minutos y luego hicieron lo mismo. Quizás era la adrenalina cruzando por sus venas, ya que al hacer lo que estaban haciendo su cuerpo mismo la producía, ahora ya nadie tenía frio.

El padre rápidamente se perdió entre las tumbas, pero ellos podían ver el resplandor se su lámpara y así lo siguieron fácilmente. Esta vez no se dirigió a el centro del panteón, se notaba que buscaba algo en especial por lo que se metía a cada minuto más y más hacia la parte más oscura del cementerio. Cuando ya estaba en la parte más oscura del cementerio, se acercó a una tumba en especial, en ese momento cuando todos miraban atentamente al padre. Se apagó la lámpara de aceite que traía consigo. El cementerio quedo a oscuras completamente, no podía ni ver su mano enfrente de sus narices.

Entre ellos discutieron quedamente si deberían ir en ayuda del padre. Ya de noche y tan oscuro, el cementerio es un laberinto. En eso estaban cuando vieron la luz de la lámpara nuevamente, la figura era exacta a la anterior y caminaba lentamente hacia la puerta principal del cementerio, sin darse cuenta ellos estaban en su camino. La figura pasó bastante cerca de ellos y uno de los amigos nuevamente lo dijo.
-“Buenas noche padre Toño”
Pero esta vez no contesto. Llevaba la cara tapada con lo que parecía era un pañuelo y solamente se veía un destello medio verde o azul de la cara, (nunca pudieron ponerse de acurdo o decidieron que color era el resplandor, algunos lo vieron verde otros azul y así lo afirmaban.)
Tengo que explicar que los muchachos iban de día a ver qué es lo que hacía el padre, y siempre dejaba algo pintado en el suelo, ya sea con gis o si era una tumba donde no había cemento, lo dejaba en la arena. Como siempre les parecía tan extraño lo que dejaba el padre, después de irse esa noche y despedirse todos. Decidieron ir temprano antes de clase nuevamente al lugar a ver que había dejado el padre. Las sorpresas de lo que dejaba eran intrigantes para ellos y esperaban encontrar algo igual, intrigante, sorprendente. Pero esta vez, al llegar en la mañana a la tumba donde se había parado el padre. No fue sorpresa, fue un SORPRESON tremendo.

La tumba era muy extraña con escritura que parecía egipcia o algo parecido y la tumba estaba partida en dos y las partes que la formaban estaban levantadas hacia arriba como si algo hubiera salido de ella. Y junto a la tumba, el padre Toño! Su lámpara rota y clara esta, sin aceite pues todo se había escurrido hacia el cemento. Todos pensaban que estaba muerto, pero en ese instante pego un gemido que los hizo saltar hacia atrás. Rápidamente se acercaron a él para ver si lo podía ayudar. El pobre hombre estaba helado! El pasarse toda la noche tirado en el cemento y en una noche tan fría, podría causarle una pulmonía fulminante. Uno de ellos fue hacia fuera del cementerio y en eso llagaba uno de los hombres que están en la oficina, a duras penas le dijo lo del padre tirado y le pidió que llamara a la ambulancia. Así fue, el hombre llamo a la ambulancia la cual llego rápidamente y lo trasladaran al antiguo hospital del ferrocarril ya que el central todavía no existía.

Una semana después los amigos se reunieron nuevamente después de clase y supieron que el padre todavía estaba en el hospital, decidieron ir a visitarlo. Al llegar al cuarto donde estaba el padre Toño, se acercaron a su cama. El padre los vio y sin previo aviso tomo a mi tío de la mano y con un reflejo de pánico en su cara les dijo;
“Lo vi salir de la tumba! Me rompió mi lámpara y mirándome a los ojos me dijo que era un enviado de satanás! No aguante más y me desmaye.”

A todos los chavalos les recorrió un escalofrió por el cuerpo. Si no era el padre Toño, ¿quién era esa figura con capucha que paso junto de ellos? A los pocos meses el padre Tono murió. Los amigos dejaron de irse a pasar el rato cerca de la pared del cementerio. Uno de ellos se ahorco en su cuarto pues sus familiares platicaron que “algo” lo seguía y en las noches lo asustaban continuamente. Los demás dejaron de verse y mi tío termino yéndose a los Estados Unidos por muchos años. Hasta la fecha jamás ha vuelto a ver a sus amigos ni lo desea tampoco. Hace poco fue el al cementerio a buscar la tumba. Sabía exactamente donde estaba, pero jamás la encontró.

FIN

Escrita por Ignacio Álvarez
©Febrero 22 del 2016