Archivo de la categoría: Paranormal

Intruso Relato real

INTRUSO (#393 – 28/06/2017)
Relato basado en experiencias reales de Elías Hernández
Escrito y adaptado por Eduardo Liñán

Chincha, Perú. Octubre de 2008.
Mis tardes después de colegio eran muy amenas en compañía de mis primos. Se había ido el calor de verano y el otoño apenas comenzaba a hacer su aparición con tardes nubladas y algunas veces la llovizna nos sorprendía en la calle jugando hasta entrada la noche. Éramos seis chiquillos y las calles eran nuestras, a veces se juntaban otros niños de las calles vecinas y hacíamos gran quilombo en las calles aprovechando a los calichines que de pronto llegaban para hacerles bromas y mandarlos a hacer travesuras por nosotros.

Teníamos la costumbre de jugar en un área abandonada de casas dañadas por los temblores del 2007 en Perú. La mayoría de las casas habían sido abandonadas por ser un riesgo para vivir. Una tarde en particular aprovechábamos las oportunas ventiscas llegadas del norte para volar cometas, corríamos y las hacíamos levantar hasta surcar los cielos entre risotadas de niños felices. Como mi cometa tenía poca cola, se balanceaba de un lado a otro y finalmente el viento la llevó a caer en el techo de una casa abandonada. A pesar de tener el hilo en mis manos no deseaba jalarla en demasía para no romperla o que se atorara en alguna saliente o varilla.

Sin pensarlo me subí al techo de la construcción, escalando algunas bardas y cornisas, caminé con cuidado por la ruinosa casa. Mientas daba pasos con precaución, el techo de lámina y desperdicios crujía bajo mis pies. Me apoyaba sobre los trabes del techo que parecían ser de caña y estos se pandeaban al no soportar mi peso. Me estiré para tomar mi cometa y casi la tenía en mis manos cuando el techo colapsó. Todo fue muy rápido, cuando caí en el piso terroso de la casa, una nube de polvo me invadió haciendo que perdiera la visibilidad. Sin embargo temía haberme roto algún hueso y pensaba en la cueriza que me meterían si eso resultaba ser cierto. Al revisarme vi con alivio que solo había sufrido raspones y mientras tosía por el polvo tragado, mis primos gritaban en el exterior preguntándome si estaba bien.

Me asomé por una de las ventanas rotas y les dije que todo estaba bien. Al asentarse el polvo miré donde estaba y me sorprendió el hecho de que el interior de la casa no estuviera hecho un desastre, todo parecía relativamente limpio. En el piso solo estaban los escombros del techo que rompí y la habitación estaba en completo orden, por un momento pensé que aún vivía alguien ahí. Las paredes de adobe no parecían cuarteadas o ruinosas por la humedad, estaban limpias. No había mucho en el interior solo algunos muebles que también parecían haber sido usados. Luego de revisar me percaté que en realidad si estaba abandonada la casa, nadie vivía en ella o al menos no durante mucho tiempo; lo extraño era lo ordenado y limpio.
Lo primero que pensé fue en explorarla para ver si encontraba algo de interés como juguetes o algunos muebles que pudiéramos usar en nuestros juegos y así recorrí las habitaciones buscando algo. No vi nada de interés, lo que si noté eran los dibujos raros en las paredes y techo de la casa. Cosas raras que había visto en lugares esotéricos y de brujería; pero no le tomé importancia. Había muchas cajas con objetos sin importancia, pilas de periódicos y libros viejos que estaban repletos de polvo. Decepcionado llegué hasta la última habitación antes de salir y me sorprendí mucho de ver un muñeco en medio del cuarto.

Era una artesanía de barro perfectamente pintada del rostro, tenía la vestimenta típica con un colorido poncho rojo, pantalones tejidos que dejaban ver unos pequeños pies de barro y sobre la cabeza tenía un chullo de color azul que le daba un aspecto bastante llamativo al muñeco. El rostro inexpresivo parecía verme con un par de ojos tan bien pintados que daban una sensación de estar vivos. Estaba parado como esperando. Apenas iba a entrar en la habitación y vi en la pared detrás dela figura, que estaba impresa una mano, como embarrada a propósito. El líquido con que la habían pintado era de color marrón y rojo, pensando que quizá era sangre eso me inquietó un poco. Sin pensarlo entré en la habitación y tome rápidamente al muñeco.

Iba viendo su vestimenta, cuando sentí un cambio en el ambiente. Era como si el calor fuera en aumento y un golpe de viento inundó mi rostro con un hedor pestilente. La realidad sufrió un colapso ante mis ojos y mi mente infantil se cegó ante la presencia de algo que tomaba forma en el pasillo fuera del cuarto donde había tomado el muñeco. Las pesadillas, los temores y las historias contadas por lo viejos para asustar los niños tomaron forma al ver que delante de mi estaba parada la figura de un demonio, su piel roja brillaba por la textura grasosa y el rostro era una locura; ojos saltones amarillentos y una sonrisa morbosa que dejaba entrever una lengua igual de obscena que oscilaba de un lado a otro, se reía de mí y los cuernos que llevaba sobre la frente hicieron que mi corazón latiera fuertemente como querido salir de mi pecho. Al ver que daba un paso, mi paralizado cuerpo reaccionó para correr al lado contrario, lejos de la única salida.

Grité como loco, asustado y me metí en una de las habitaciones del fondo, tan solo me acurruqué y comencé a llorar intentando recordar alguna oración aprendida en el catecismo; pero me fue imposible, tenía mi mente y corazón en terror absoluto. Mis gritos y mi desesperación fueron escuchadas por mis primos que gritaban frenéticamente en el exterior intentado saber que me había pasado. Entre los llantos de pánico, cerré mis ojos fuertemente y cubrí mi rostro con las manos cuando escuché que algo caminaba en el exterior de la habitación, se iba acercado lentamente. Las pisadas parecían escucharse como unos tacones que golpeaban el piso a medida que avanzaban. Cuando mis llantos mezclados con balbuceos se acrecentaron. Aquello parecía estar parado frente a la puerta y solo escuché unos murmullos de muchas voces hablando al mismo tiempo, de entre esas voces pude distinguir una que decía con claridad en mi mente.

“Iré a por ti…”

Yo estaba a punto de quebrarme del miedo cuando un fuerte golpe seguido de algo quebrarse irrumpió en la casa, luego sentí unas manos aferrándose a mí, eso hizo que sintiera aún más pánico y manotee para liberarme; pero una voz familiar hizo que abriera los ojos y el alma regresó a mí al ver que era un maestro de la escuela. Había entrado por la fuerza a la casa al advertir que mis primos gritaban por ayuda. Estando afuera solo comencé a sollozar intentando que nadie me viera, ya que había varias personas congregadas y curiosas alertadas por los gritos y por el tumulto que armaron mis parientes.

El maestro me condujo a mi casa, mi madre al preguntarle que había pasado le dijo que me había quedado encerrado en una de las casas ruinosas y ella me reprendió severamente. Al paso de los días no podía dormir o comer pensando en aquella aparición horrible. Mi mente intentaba dilucidar si lo que había visto, fue real o producto de mi imaginación. Nunca lo supe, mi limitada mente infantil no tenía idea de lo que me había ocurrido; pero cada que pensaba en ello podía sentir el horror en aquella habitación.

Desde que sucedió eso cosas raras me han estado pasando, no frecuentemente. Son sueños en los que me veo rodeado de obscuridad, estando en mi casa, mis familiares lloran y están mal. De pronto aparece ese maldito diablo repitiendo la misma frase: “Ire a por ti…” Despierto súbitamente del sueño, sudando y con el corazón latiendo fuertemente. La última vez fue tan real ese sueño que el ambiente en mi cuarto cambió dramáticamente y eso me asustó tanto que me terminé durmiendo en el cuarto de mi hermano. Mi psicosis llego a tal grado que incluso despierto veía sombras y escuchaba voces susurrantes. Lo peor era por la madrugada que me despertaba y me sentía acosado por algo, mis mascotas todos perros con el tiempo fueron muriendo por causas extrañas, asfixiados o fulminados por fuerzas invisibles. Mis padres no me toman muy en serio, dicen que son cuentos míos y que tengo que acercarme a la iglesia a rezar. Temo por mi vida, ya que a pesar de los años sigo soñando lo mismo; pero las sensaciones de horror cada vez son más frecuentes ahora en la adolescencia. Dejo este testimonio que es enteramente real y lo dejo a su consideración. Gracias por escucharme…

Derechos de contenido reservados – Eduardo Liñán © 2017. DALE LIKE Y COMPARTE

DEMONIO Relato basado en hechos reales

DEMONIO
Relato basado en hechos reales, contado por Amira Jiménez
Escrito y Adaptado por Eduardo Liñán.

Estos hechos sucedieron hace unos 5 años. Mi esposo y yo, vivíamos en una casita de interés social en un lugar llamado La Pedrera en Altamira, Tamaulipas, México. Tenía 7 meses de embarazo y todo marchaba bien. Sin embargo por una crisis en la industria donde trabajaba mi esposo, hubo un gran recorte de personal en casi todas las petroquímicas y se hizo un caos al quedarse muchas personas sin empleo, entre ellas mi marido. Nos las vimos muy negras en ese periodo, al ya no tener dinero seguro, tuvimos que salirnos de nuestra casa y rentarla para tener un ingreso extra en tanto él conseguía un trabajo. Mi hermana nos ofreció quedarnos en su casa. Ella vivía en una vieja construcción en una colonia aun más antigua en la ciudad de Tampico. Su esposo la había heredado de una tía que murió por causas desconocidas; Aunque supe por dichos de los vecinos que la señora se dedicaba a la “brujería” que leía cartas y hacia sesiones de espiritismo, nunca creí en esas supercherías y sabía que la señora había muerto de un cáncer, nada esotérico. Por lo que pensaba que exageraban al decir que tenia pactos con el diablo y patrañas de esas.

La casona de la tía era amplia y tenía muchas habitaciones, un gran patio trasero y estaba algo céntrica, por lo que nos vino bien la ayuda y teníamos nuestro propio cuarto. Para apoyar un poco con los gastos me puse a vender ropa usada y postres afuera de las escuelas, por esos rumbos había algunas así que lograba acomodar todo. Ella tenía 2 hijas, Carmen de 10 y Ana de 4 años. La más pequeña era muy inquieta y le daba por jugar en las noches corriendo en las habitaciones y haciendo travesuras. Muchas veces incluso se despertaba en las madrugadas y se iba a la cocina a tomarse la leche. En un principio me desagradaba ese comportamiento extraño y mas que mi hermana lo solapara. Pero con el tiempo me llegué a acostumbrar y la ignoraba en la medida de lo posible.

Yo notaba que de tanto en tanto su comportamiento obsesivo iba en aumento y ese sonambulismo ya era muy preocupante, mi hermana decía que estaba bien y que pues era problema de ella. Yo con tal de no interferir la dejaba ser entonces . Una noche tuve insomnio, no podía dormir pensando en mi bebé ya que tenia días en que no lo sentía moverse y tenía que ir al doctor. Me paré al baño y después fui por un vaso de agua. Al dar la vuelta en el pasillo, sentí una corriente eléctrica que me recorrió el cuerpo al ver una pequeña sombra parada en medio de lo que era la sala. Luego de observar detenidamente vi que era mi sobrinita Ana la que estaba ahí como dormida. Al verla noté que tenía los ojos abiertos mirando fijamente hacia un ventanal que daba al patio. La tomé de las manos para llevarla a su cama y apenas dimos unos pasos, ella me soltó violentamente y me miró con un gesto de odio al tiempo que me gritaba : “No me molestes, pinche gorda puta…”
Aquello me hizo sentir un poco de coraje y la impresión por tan semejante grosería hizo que quisiera darle un bien merecida tunda. Enseguida que me dijo eso. La niña salió corriendo por el pasillo y se encerró en su habitación dando un portazo. Nadie lo escuchó. Algo desconcertada me fui a acostar pensando en los problemas de mi sobrina y dejé que llegara la mañana. Antes de irme al ginecólogo para ver el estado de mi hijo, la niña se me quedaba viendo a la panza en tanto desayunábamos y al preguntarle por que me veía, ella tan solo dijo algo que me hizo estremecer y llenarme aun mas de coraje. ” el bebé no nacerá…” Al decir esto le grité encolerizada pidiéndole que no dijera esas cosas y mi hermana de igual manera la reprendió mandándola a su cuarto.

Toda esa mañana estuve pensando en eso, afortunadamente al llegar al ultrasonido, el doctor me confirmó que el bebé estaba bien, pudimos ver los latidos del corazón. Sin mayor preocupación regresé a casa de mi hermana y hablé con ella acerca del comportamiento de mi sobrina, ella no quiso discutir conmigo y me dijo tan solo que era un juego de niños. Esa misma tarde, Carmen la hija mayor de mi hermana tuvo un accidente que le abrió una herida en su cabeza, mi hermana dijo que había sido jugando con su hermana; pero la herida era profunda y mi mente enseguida pensó que mi sobrinita tenía algo que ver en eso. Por lo que se fueron al hospital mi cuñado y ella. Por lo que me pidió que cuidara a Ana y eso me causó incomodidad; pero era mi hermana y mi sobrina, además estábamos de “arrimados” así que renuente acepté y traté de pasarla lo mejor posible. Para colmo mi marido no estaría con nosotras esa noche, había conseguido un trabajo en una tienda de conveniencia y le había tocado turno.

Sería de madrugada cuando desperté por un mal sueño que no recordaba. La casa y la calle estaban en total silencio, revisé el celular y eran las 3:35 am, tenia sed. Al incorporarme quise encender la lamparita de mesa y me di cuenta que no había luz. Al asomarme por la ventana en efecto, vi que toda la calle estaba en total obscuridad, parecía haber sido un apagón general. Encendí el celular para iluminarme, con la tenue luz busqué mis zapatillas y al ir a la puerta me quede paralizada al ver que en la entrada de la habitación había una sombra pequeña parada en medio. Al aluzar, la lucecita iluminó el rostro de mi sobrina que de nueva cuenta estaba sonámbula viéndome con sus ojos inexpresivos y aunque abiertos sabía que estaba dormida.

Harta de esa situación, quise agarrarla para llevarla a su cuarto y enseguida me vio con un par de ojos furiosos y me hizo una mueca de odio enseñándome los dientes que me dejó pasmada. Enseguida de eso corrió por el pasillo y desapareció entre las sombras, le grité a mi sobrina y me fui a buscarla por todas la habitaciones y la sala, no la encontré. apenas iba a dar la vuelta para regresar a mi cuarto cuando escuche un gruñidito detrás. Fue como una risita gruñona que provenía de algún lugar en la sala. El miedo me invadió por que pensé primero que un animal se había metido, así que caminé lentamente por la sala y miré por detrás de los sillones. Cuando vi detrás del mueble más grande encontré que mi sobrina estaba en cuclillas, sin embargo noté algo extraño en ella: estaba sin ropa y se había quitado el pañal, lo más repugnante era que estaba comiendo su propio excremento del mismo. Eso me horrorizó y me preocupó, al llamarla por su nombre para que me atendiera, la niña se volteó y me dio la espalda, me acerque lentamente para ir por ella ya con el coraje y el asco encima; pero antes de que la pudiera tocar se volteó y sentí que el piso se me abría debajo de mis pies, sentí un terror tan horrible que mi corazón comenzó a latir fuertemente en tanto mis piernas temblaban.

El rostro de mi sobrina era un asqueroso rostro de algo horrible. Parecía que sus facciones se habían vuelto violentas, de piel quebrada y negra. Tenía la boca y las mejillas llenas de su propio excremento y lo que más me impactó fueron sus ojos, eran completamente negros, al verla me sonrió mostrando sus dientes llenos de mierda y en ese momento me fui de espaldas, caí de sentón , me lastimé y quise arrastrarme para salir de ahí, el celular se me cayó y se me apagó quedándome a obscuras con aquella cosa detrás. Quise dar un grito; pero antes de que pudiera hacerlo escuché que del fondo del pasillo, provenía un grito de pánico y un llanto que reconocí de inmediato. Era mi sobrina Ana, como pude me incorporé y caminé rápidamente, me dolía debajo del vientre y temía que hubiera lastimado a mi bebé.

Llegue a su habitación y estaba llorando frenéticamente, asustada. Era extraño y no pensé hasta después; pero estaba con su pijama y tenia puesto el pañal. Corrí y la abracé, cerré la puerta con seguro y nos quedamos llorando, yo asustada por lo que vi y que sentía que andaba ahí afuera. Durante un buen rato escuché ruidos que provenían de la cocina, trastes que se caían, puertas que se abrían y cerraban, ruidos en el techo, algo horrible olía en el ambiente. Durante toda la noche no pude dormir, tenía dolores en el vientre y las piernas, me dolía muchísimo la cabeza y estaba aterrada sin poder moverme o dejar de abrazar a mi sobrina que dormía plácidamente y de tanto en tanto hablaba dormida y despertaba intentando salir del cuarto.

Llegó el día y con ello, mi esposo, mi hermana y mi cuñado. Carmen se había quedado en observación en el seguro . Mi sobrina y yo salimos corriendo de la habitación, todos se nos quedaron viendo preocupados y antes de que pudiera darles una explicación, mi hermana me vio con preocupación y pánico. La fuente se me había roto y estaba regando líquido por toda la casa. No lo sentí hasta que ella me dijo, y en efecto tenía un charco de liquido a mis pies. Enseguida nos subimos al carro de mi cuñado y nos fuimos rápido al hospital; pero fue inútil, mi bebé; nació muerto.

No regresé jamás a esa casa, luego de que me dieran de alta del seguro, me fui con mi mamá y no quise jamás volver a ver a nadie, ni siquiera a mi esposo. Pensaba en todo lo sufrido y mas por el hecho de que mis sobrinas corrían algún peligro, nunca lo supe. Sé que mi hermana se separó de su esposo tiempo después y las niñas están bien. Aunque la menor me da mucho miedo el solo verla, cuando vienen de visita procuro no estar presente. Siento más temor ahora por que cuando se organizó un baby shower para una de mis primas en casa de mi mamá, mi sobrina muy seria tocó el vientre de mi prima y dijo con frialdad: “El bebé no va a nacer…”

Si vas a copiar y pegar el relato menciona los créditos correspondientes de autor – relator y menciona la fuente donde lo tomaste, eso me ayuda a seguir publicando. Gracias. Derechos de contenido reservados 2017 © Eduardo Liñán.

Escucho lamentos en mi casa, fantasmas, golpes en las paredes de noche

Bienvenidos a Historiasdeterror, hoy publicando 4 historias reales que fueron enviados esta semana, buenas noches.

Hola buenas noches quisiera compartirles algo que me paso hace 15 años en ese entonces yo tenía 8 años. Una noche mi mama hacia tortillas de harina y yo siempre tenía la costumbre de estar a un lado de ella para ver como cocinaba y aprender. En aquel entonces mis hermanos vivían con nosotros, hoy en dia estan casados y ya no viven aquí, en fin volviendo a lo anterior la casa donde vivimos es de dos plantas los dos cuartos de arriba eran de mis hermanos y en la parte de atras de la casa vivía un matrimonio ya de la tercera edad solos.

En el cuarto de atrás de la segunda planta era el de mi hermana y tenia una ventana que daba vista a la casa de atras donde tenian un árbol enorme y siempre le decía a mi mama que en las noches escuchaba como que lamentos de una anciana, mi mama pensaba que podía ser la señora del matrimonio, asi sucedio durante dos dias. Fue un sábado no se me olvida la fecha mi mamá y yo estábamos abajo en la sala viendo una película de terror y mis hermanos andaban de fiesta; cuando en eso se prende el estereo y los focos de los cuartos de arriba y nos asustamos porque el estereo tenia el max volumen fue tanto el susto que los vecinos ya de 15 años que estaban en la calle jugando futbol mi mama les hablo y les dijo que si podían subir ala planta de arriba a checar si no se metió alguien, subieron como 6 muchachos mismos vecinos, checaron y no había nada solo las ventanas abiertas y había mucho viento.

Al día siguiente nos enteramos que la señora de atrás del matrimonio había fallecido un dia antes por la tarde mismo dia que sucedio lo de mi casa ya en la noche, la señora falleció de un infarto y que duro horas el cuerpo en la casa porque el señor trabajaba y nadie se quedaba con ella.

Cuando supimos lo de la señora lo primero que pensamos fue que su espíritu quedó por un par de horas y fue quien nos asustó encendiendo la luz y el estereo a todo volumen tanto que nos asusto mucho. Después de lo sucedido mi hermana seguía escuchando lamentos por las noches pero lo curioso es que solo se escuchaba estando en el cuarto de arriba de la parte de atrás si uno estaba abajo pero atrás en el patio no se escuchaba ya que hoy en dia este cuarto lo habito yo y de vez en cuando siento como que algo o alguien dentro de mi habitación y años anteriores a mi me pasaba muy seguido eso de que a uno se le sube el muerto y despertaba muy asustado.

Segunda historia real de terror

Hola me llaman Ady, lo que les platico en estas lineas me paso hace tiempo . Tendría como unos 24 años aproximadamente, cuándo trabaje en un despacho allá en el centro de Monterrey (cerca del museo de Historia). La construcción del despacho estaba edificado de manera que se divide en dos secciones separados por un pequeño estacionamiento y una palapa (oficinas al frente, estacionamiento, palapa y oficina en la parte de atrás)

Yo trabajaba en el área de la parte de atrás, planta alta en un cubículo y tenia de frente una gran ventana (el vidrio es de los que son espejo, tu puedes ver de adentro hacia afuera pero no de afuera hacia adentro) donde se puede ver parte del estacionamiento.

Se les explico todo esto para que se den una idea del panorama, ya que en esa área y en la planta baja tuve experiencias paranormales

Por lo general a la hora de la comida todos salían y solo la recepcionista y yo nos quedábamos en la oficina, íbamos a la cocina y terminando de comer, nos poníamos a platicar en la planta alta en mi área de trabajo. Cierto día estábamos en plena charla, cuando se cerro la oficina de mi jefa, la puerta azoto y dije en voz alta : -Chin, mi jefa dejo abierta las ventana de su privado y se van a volar todos los papeles que están es su escritorio. Me levante, abrí el privado esperando ver un regadero de papeles y para mi sorpresa , las ventanas estaban cerradas y las persianas abajo, me quede observando la oficina buscando la lógica del porque se azoto la puerta, al no encontrar la causa le digo a mi compañera que todo esta cerrado, que no entiendo por que se movió la puerta.
Mi compañera se veía un poco asustada, pero seguimos con la charla, pasaron unos cinco o diez minutos y de repente se empieza a abrir un cajón de un escritorio que estaba frente a nosotras.
Nos quedamos calladas y veíamos como lentamente se movía el cajón hasta que quedo completamente afuera, me levanto y voy hasta el escritorio empujo y jalo el cajón para checar si es el mecanismo lo que hace que se abra (es de rieles), para mi sorpresa ese cajón esta muy pesado que requirió un poco de fuerza para cerrarlo y un buen jalón para abrirlo, le digo a mi compañera: -Sabes, creo que no nos quieren aquí en esta área, que tal si nos vamos a tu lugar a seguir platicando (en la planta baja), ella accede y cuando estábamos bajando las escaleras sentimos mucho frío y rápido bajamos.

Estando en el lugar de ella escuchamos claramente como se movían las sillas en la planta alta, vi como estaba de asustada y le dije : -Disculpa por lo que voy a hacer, fui al comienzo de las escaleras y empecé a echar de maldiciones a lo que estaba allá arriba. Se calmó todo y se sintió un silencio horrendo, después escuchamos como se volvió a azotar la puerta de la oficina de mi jefa.
Cuando menos lo esperamos ya era hora de entrada de comida.
Yo comente lo sucedido con mis compañeros y me veían incrédulos y hasta me dijeron que no era cierto, total no me creyeron nada.

Mi trabajo requería que en temporadas, estuviera casi 24 horas trabajando, en ocasiones acompañada con mis demás compañeros en otras sola.

Una de las tantas veces que me toco estar trabando sola hasta muy tarde por la madrugada(3 ó 4 am ) aquí les remarco que cuando me quedaba , solo era yo en todo el edificio, estaba muy concentrada haciendo mi chamba en la computadora y cuando me levante por unas impresiones que mande (la impresora estaba en medio de la oficina) le di la espalda a la ventana que esta frente a mi cubículo, y en eso oigo claramente que golpetean el vidrio (toquido) una, dos, tres veces, me quedo callada y veo hacia la ventana y no veo nada, me quedo pensando quien a esta hora me toca el vidrio, cuando caigo en la cuenta que estoy en un segundo piso y no hay ninguna manera de llegar a la ventana a menos que sea con una escalera.

Tranquilamente voy a mi lugar, apago computadora recojo mis cosas y empiezo a apagar luces de la planta alta, cuando llego a la parte de abajo, recuerdo que tengo que activar la alarma, para esto en recepción había dos puertas, una daba al estacionamiento y otra a la palapa ,esta puerta tenia que ser cerrada por fuera, así que encendí todos los focos de afuera y salí a echar llave a la puerta, para mi sorpresa los focos de la palapa estaban apagados, me dirijo a la puerta pongo llave y regreso a la oficina. Antes de activar la alarma, vuelvo a encender los focos de la palapa para comprobar que sirvan pues no entendía porque se apagaron, y si funcionan.

Pongo la alarma y salgo al estacionamiento para cerrar la puerta y para mi sorpresa todos los focos están apagados, echando madres me dirijo hacia la puerta de salida y en lo que se abre el portón (era eléctrico), volteo y las luces de la palapa están encendidas.

Para esto desde el momento que tocaron el vidrio se sintió una atmósfera extraña en todo el edificio, quiero decir que sentí un cambio de temperatura, se sentía fresco, y había un silencio total.
Cuando se esta abriendo el portón, el cual da a una calle muy transitada y en esa época era común que en la madrugada (3,4 o 5 am) hubiera gente por las calles del centro, me acuerdo que ya es madrugada de sábado y a pesar de que se oye ruido en la calle, al interior del despacho se sigue sintiendo un silencio absoluto. Salgo y en lo que se cierra el portón alcanzo a ver que se prenden las luces del estacionamiento, y solo alcanzo a decir para mi misma: -Ya se que no quieren que este aquí, a estas horas, no me asustan, pero odio que me fastidien y distraigan con todo el trabajo que tengo.

Obvio el Lunes llegue comentando a mis compañeros lo que me sucedió y nadie me creyó, solo la chica de recepción.

Me pasaron varios sucesos en esa oficina, pero se los dejo para otro día. Espero sea de su agrado, gracias por leerme, Saludos

Tercera historia real de terror

Soy de Argentina, Entre Ríos.
Como siempre digo, soy una chica muy sensible a eso que llamamos cosas paranormales. Hace menos de un mes, estábamos con amigos en mi casa era de madrugada, todos afuera, eramos muchos, de la nada empezamos a escuchar como el ruido de una alarma, nadie queria entrar a la casa ya que siempre todos sienten que los miran, lo que es raro es que no tenemos ningún reloj adentro, ni celulares, el único que hay en mi casa es el mio y lo tenia yo en el bolsillo.

Mi prima, agarro valor y se paró a ver que era ese sonido y de repente paro, no se escuchó más. Cuando volvió con nosotros nuevamente empezó a sonar hasta que no le dimos mas importancia, yo jodia con que era una bomba activada como para reírnos y dejar de darle importancia.
Hacia muchisimo frio, así que preparamos el mate ( bebida tipica de argentina), nos metimos todos a mi pieza (no tiene puerta, así que se ve para la cocina) entre todos los que quedábamos éramos 6..
4 mujeres y 2 varones.

Se acostaron todos en mi somier, yo sentada en una silla al lado cebando mates, cuando de la nada empezamos a sentir como que alguien andaba arriba del techo, era alguien o algo que pisaba muy fuerte, yo ya estoy acostumbrada a cosas raras pero ellos no y escuchábamos que caminaban de un lado a otro y nosotros seguiamos el ruido con la mirada, despues parecía que algo andaba dentro del machimbre del techo, no era algo muy normal, todos se taparon hasta la cabeza y yo para cortar la tensión dije, deben ser ratones, riendome.. Después, empezamos a escuchar como rasguños desde adentro de la pared, se escuchaban como se movían por todas las paredes de mi pieza, y yo seguía diciendo.

-seguro hicieron cuevas dentro de los ladrillos los ratones y me seguía burlando, mientras mas me burlaba, mas fuerte se escuchaban, asi que quedamos todos en silencio, mis amigos ni se movían, son muy miedosos, demasiado.. Después al rato, escuchamos como abrieron la puerta de el living despacito, yo miraba para la cocina y no se veía nada, cuando todo quedo en silencio se empezó a sentir como entraban del living (sala) a la cocina, con pasos muy largos que se arrastraban, fueron de 4 a 5 pasos, hasta que llego a mi pieza y no se escucharon mas, mis amigos decían que era mi hermano y yo les decía que no, que mi hermano no se levantaba jamás de madrugada (el estaba durmiendo en el living) agarre coraje, dije voy a dejar el mate, nadie queria que vaya para la cocina pero fui igual, con miedo obvio, empecé a ver a todo mi alrededor, vi como la sombra de una persona en la puerta que sale de la cocina para afuera, no le di importancia y entre rápido a mi pieza, no le comente nada a nadie, solo dije que no habia nada.

Luego de eso nos empezaban a golpear las paredes muy rápido, y se escuchaban como que andaba afuera tocando las ventanas, como queriendo abrirlas.

La verdad yo no se lo que es, hace bastante que siento cosas muy raras, mi viejo falleció hace 3 años y 2 meses, yo no voy a verlo al cementerio porque me hace mal, no me gusta para nada. Mucha gente dice que es el, porque nunca me paso nada malo, solo siento que anda alguien, que me miran, me esconden mis cosas y bueno ruidos raros.

Quería tirar agua bendita pero me dijeron que no haga eso, porque capaz es algo malo y va ha sentir que lo estoy desafiando y las cosas pueden empeorar, a mi no me molesta vivir con esos ruidos, pero me pone mal que la gente, mis amigos y familiares no me quieran visitar o quedarse por miedo..
Algún consejo?..

La Sexta sombra

Era época de vacaciones de Semana Santa, no recuerdo el año exactamente, pero calculo que fue alrededor del año 2003, (yo tendría 13 años).

Radico en un Municipio del área metropolitana del Estado pero mi abuela materna vive en un ranchito en Aramberri, N.L. y en ese entonces, vivían también dos primos (hombre y mujer) con ella. Así que, siendo vacaciones, fuimos a visitarla mi mamá; mi hermana, y yo, y nos llevamos a una prima por parte de mi familia paterna.

En las noches, cuando sale la luna, te regala una luz maravillosa, especialmente cuando es luna llena, que te permite caminar tranquilamente por la noche, sin miedo a tropezarte o caerte por falta de luz. Así que, al oscurecer esperamos a que saliera la luna, para poder ir a la tienda a comprar leche y pan para el café y algunos fritos para nosotros.

Una noche ya que la luna salió nos fuimos, los 5 primos, a la tienda, cabe mencionar que la tienda esta retirada, y para llegar a ella había que salir del terreno donde vive mi abuela, caminar por el “callejón”, después tomar otro caminito para llegar a la carretera y recorrer un tramo de esta y al fin llegar a la tienda (que estaba a orilla de la carretera), hacíamos aproximadamente de 15 a 20 minutos (sin ir de prisa).

Al salir del terreno donde está la casa de mi abuela está el mencionado “callejón”, que es un camino de terracería un “poco” irregular (subidas y bajadas ) y no hay alumbrado público, hasta llegar al cruce con otro camino que sale a la carretera, íbamos caminando en fila hombro con hombro, (como si jugáramos “a tapar las calles” jaja) y al ser 5 personas (que por la posición de la luna, las sombras quedaban al frente de nosotros), lo lógico es ver 5 sombras, pero no era así, pude ver una sexta sombra, como si fuera otra persona junto con nosotros en el extremo en que yo iba, así que eso me inquieto, pero no dije nada, pensé que era algún efecto de alguna otra luz, pero ¿Cuál otra luz? El alumbrado público aun estaba un poco retirado, observe la sombra de todos y ninguna se veía doble, y lo que hice fue cambiarme de lugar, de un extremo (de la fila) al otro, y podía seguir viendo esa sombra, trate de meterme en medio, pero no me dejaron, iban todos muy a gusto platicando, trate de distraer mi mente y cuando llegamos al cruce con el otro camino, donde ya había alumbrado público, la sombra ya no estaba.

Al fin llegamos a la tienda, compramos lo que necesitábamos y regresamos a casa, la plática seguía igual que como cuando íbamos, y de regreso, al pasar por el callejón, ya no se vio esa sombra. Llegamos a casa, dejamos en la cocina el pan y la leche, y nos fuimos al cuarto a comernos los fritos que nos habíamos comprado; entre la plática, hubo un silencio y alguien dijo:
-“¿Vieron la sombra?”
Y todos contestamos sorprendidos con un –“¡Si!”.
-“¡Creí que solo yo la había visto!” dije, y mis primos dijeron lo mismo, y entre bromas nerviosas, comenzamos a comentar que quizá era algún fantasma que le gusto nuestra plática, que probablemente no quería estar solo, etc, etc. De algún modo, me sentí a gusto de que no solo yo la haya visto.

Después salimos del cuarto para platicar lo que habíamos visto, a mi mamá y abuela, y preguntamos si había pasado algo ahí, pero haciendo memoria no recordaron que haya sucedido algo. Y hasta el día de hoy aún pensamos en esa sexta sombra, ¿Qué o quién era?, ¿Se habrá sentido bien con nosotros?, ¿Nos iba cuidando o acompañando? Creo que nunca lo sabremos.

Espero les haya gustado este relato y no haya sido muy tediosa la explicación.

La fotografía es del callejón, mas no recuerdo si es exactamente el tramo donde se apareció la sombra, no tiene ningún retoque ni nada en especial, solo muestra el lugar, y esta movida simplemente no la tome bien (jaja).
A. C.

APARECIDA

APARECIDA
Relato basado en experiencias reales de Fátima García
Escrito y Adaptado por Eduardo Liñán

Durante mucho tiempo tuve que aguantar extraños fenómenos en la casa donde vivía años atrás. Nosotros llegamos de Zacatecas a la ciudad por el trabajo de mi papá. Antes de que viviéramos ahí, mis padres construyeron y remodelaron la vieja casa que estaba en ese terreno y que mi papá compró a buen precio; pero luego de que nos mudamos, mis padres, mis hermanas y yo. Comenzamos a experimentar extrañas manifestaciones. Eran ruidos extraños en la madrugada que nos despertaban, como canicas rodando por los techos y cosas que arañaban las paredes. Trastes caerse de los gabinetes, luces parpadeantes. La psicosis que teníamos llegó a tal grado que por las noches e incluso en el día, teníamos que desconectar los aparatos eléctricos para que estos no funcionaran de la nada. Por las madrugadas era casi imposible levantarse de la cama sin que algo extraño sucediera a nuestro alrededor. En varias ocasiones tuvimos la intención de salirnos de ahí; pero la propiedad para mis padres era valiosa y ellos la levantaron con muchísimo esfuerzo. Así que no era opción irnos por algo que ellos consideraban absurdo.

Al principio estábamos a ciegas con todos esos fenómenos, no sabíamos porque o de qué manera enfrentar esa situación. Después, en una navidad vinieron mis abuelos desde Zacatecas a quedarse una temporada con nosotros y antes de que comentáramos cualquier cosa de lo que sucedía, él abuelo nos hizo una escalofriante revelación, ya que él durante su juventud había vivido en Tampico siendo petrolero. Hubo una época en que la colonia donde vivíamos formaba parte de la llamada “zona de tolerancia” de la ciudad en tiempos en los que el comercio y el petróleo movían a las personas. De tal suerte que esos terrenos sirvieron para alojar casa de madera y vecindades que funcionaban como prostíbulos y cantinas. Lo más alarmante es que nos contó que hubo casos sonados en los que las autoridades atendiendo ciertas denuncias llegaban a clausurar esos sitios, por presuntos crímenes que involucraban asesinatos y abortos practicados por las meretrices de los lupanares en cuestión. Para inquietarnos más, nos platicó que muchas veces encontraron osamentas y restos de fetos regados por todos esos terrenos baldíos que rodeaban las vecindades o en los mismos sótanos de las casas de citas hubo decenas de no nacidos hechos pedazos. Con el tiempo desaparecieron esas zonas y dio paso a la modernidad y las construcciones. Sin embargo no dudaba que aun hubiera algunos restos enterrados y eso nos puso en alerta, yo sentí nauseas y ganas de salir corriendo de mi casa de lo asustada que estaba.

Luego de contarles a mis abuelos nuestros problemas “raros” ellos sugirieron llevar a un padre católico a bendecir la casa y mi abuela hizo algunos rituales en los que usó chiles, carbón y anafres, cuya humacera según servía para alejar todo lo malo que hubiera ahí; pues al principio funcionó y los fenómenos gradualmente fueron desapareciendo, eso nos tranquilizó y continuamos con nuestras vidas. Fue en una fiesta de semana santa en la que vino familia de otros lugares a convivir con nosotros. Ya entrada la madrugada y al calor de las copas todos comenzamos a cantar y a bailar; una tía que venía de Sacramento que siempre fue sensible para ver ese tipo de cosas sobrenaturales, de pronto se para de su asiento y va al baño, cuando regresa nos dice que quien era la niña desnuda que andaba en al pasillo. Mi mamá, mi papá y mis hermanas pequeñas sentimos un escalofrío tremendo al escucharla, mientras que mis familiares voltearon a ver a mi tía que señalaba hacia el pasillo central de la casa y lo peor sucedió.
Vi claramente el rostro de una pequeña niña asomada en la esquina del pasillo, su rostro era de profunda tristeza, la cara embarrada de algo y el pelo apelmazado con mugre, denotaba el maltrato y el descuido en el que estaba, Yo en ese momento sentí que el piso se me movió y mi mama apretó mi mano, mientras mi padre corría al interior para ver que estaba sucediendo. Apagaron la música y todos se quedaron serios. En ese momento entendí algo que no había tomado en cuenta. Todos la vieron. Mientras mi papá revisaba en compañía de mis tíos y primos , de arriba a abajo, las mujeres temblábamos en especial mi mamá y mis hermanas. Mis familiares no encontraron a nadie dentro de la casa, era imposible, todo estaba cerrado. Esa noche revelamos la verdad de lo que nos estuvo pasando a todos y algunos no lo podían creer; pero vieron a esa niña, así que algunos prefirieron retirarse y otros se quedaron para darnos recomendaciones. Después de esa noche nada fue igual en la casa.

Para ese entonces mis abuelos ya se habían marchado y mi mamá habló con ellos de la aparición. Mi abuela le pasó la receta de los chiles a mi mamá y ella continuamente “somereaba” la casa con aquellos vapores picantes que aparentemente ahuyentaba a lo que anduviera ahí. Pasaron días y no hubo mas fenómenos. Hasta una noche que regresaba de la universidad, casi siempre entre 10 y 11 de la noche, recorría unas cuadras de donde me dejaba el transporte hasta mi casa. Mi calle y en especial la colonia es muy sola y la gente se “guarda” muy temprano y solo sale para lo necesario, por lo que no era raro no encontrar a nadie en la calle. Al dar la vuelta en una esquina, me percaté de algo extraño y vi a alguien sentado en la banqueta, cerca de mi casa. Conforme avanzaba me di cuenta que era una mujer que parecía estar sollozando, tenía un vestido gris y el cabello suelto. Mientras lloraba recargada sobre sus rodillas y con el cabello tocando el piso, pude darme cuenta que estaba descalza y parecía temblar. En ese momento no quise involucrarme y trate de seguirme de largo y llegar a mi casa lo antes posible. Los llantos de la mujer parecían de desesperación y en cada lamento jalaba aire para llorar más, apresuré el paso y me metí a mi casa. Mientras cerraba el portón, vi a lo lejos a la mujer que continuaba con su desgarrador llanto.

Al entrar en mi casa todo era caos. Mis hermanas lloraban y gritaban mientras mi mamá que también lloraba las abrazaba fuertemente, mi papá salía apresurado de la cocina mientras le daba un vaso de agua con lo que parecía ser azúcar a mi mama. Al preguntar qué pasaba, todos me vieron sorprendidos y mi mama extendió los brazos para que fuera con ellas, dejé mi mochila y corrí a abrazarlas, todas temblaban. Mi papá de la misma forma extendió sus brazos para abrazarnos y sin saber porque me uní al llanto; pero después me calmé y pregunté qué pasaba. A lo que mi papá me lleva a la cocina y me dice que no me alarmara; pero que a mi mamá la acababan de espantar, mientras ella estaba planchando una ropa, dice que escuchó unos llantos de mujer en el patio y se dio cuenta que había alguien sentado en una jardinera. Al asomarse pudo ver que era una joven que parecía llorar amargamente por algo. Dice que sin pensar ella salió para ver que sucedía y en que podía ayudarla, sin mediar en como había llegado ahí o nada. Al acercarse y preguntarle que le pasaba, dice que la mujer le respondió

“Es que ando buscando a mi hijita, la perdí y anda por aquí”
-¿Como es tu hija? – Le preguntó mi mamá
“Es como ella”

Dice que al momento de decir esto, la mujer extendió los brazos y en ellos llevaba lo que parecían ser restos de un bebé, vio el cuerpecito lleno de sangre y con el cordón umbilical colgando del estomago abierto, la cabeza de aquello era una horripilante visión de algo putrefacto que se movía por la acción de los gusanos que salían de sus cuencas. Aquello le causo repulsión y pánico. Cuando lanzó un grito de terror pidiendo la ayuda de mi papá. Esa mujer abrió su boca para lanzar un grito de dolor que hizo que mi mamá corriera espantada al interior de la casa y casi cayéndose, logró aferrarse a mi papá que apenas salía para ver que sucedía. Luego de que mi mamá se quedó totalmente asustada refugiándose en el mueble de la sala. Mi papa salió para ver a la mujer y esta había desaparecido, no estaba en el patio, ni en el angosto pasillo que llevaba a la entrada de la casa. Las rejas estaban con candado y era imposible que alguien pudiera meterse. Luego de regresar vio a mi mamá abrazando a mis hermanas y fue por el agua con azúcar. En eso llegué yo.
Después de lo que me platicó yo estaba muda, un espasmo que me dejó sin aire y sin habla me invadió al recordar que había visto a la mujer que lloraba en la calle. Casi en estado de shock me dirigí a la sala donde mi mamá estaba un poco más calmada y le pregunté casi mecánicamente como era la mujer que vio

“Era una joven, con vestido gris y cabello largo, de cara horrible…”

Cuando dijo eso mis piernas se me doblaron y me quedé ida, no supe mas y me desvanecí. Cuando recuperé la conciencia mi mamá estaba frotándome alcohol en la nuca y estaba acostada en el mueble. Comencé a llorar y la abracé. Le conté entre llantos lo que había visto en la calle y era la misma mujer que ella vio. Esa noche ninguno pudo dormir. Estuvimos todos en el cuarto de mis padres con una tensión y un miedo horrible. Mientras mis hermanitas dormían, el rostro pálido de mi papá nos veía con asombro, mientras mi mamá rezaba un rosario. Yo apenas si podía moverme, estaba petrificada. En la calle a lo lejos podíamos escuchar los lamentos de una mujer que parecía quejarse de algo que la lastimaba, los lamentos duraron una hora y cuando se dejaron de escuchar el silencio de la calle parecía ser interrumpido por los ladridos de perros a lo lejos.

Luego de esa noche, pensamos en cambiarnos de casa; pero mis padres se negaron, no teníamos a donde ir y finalmente nos mandaron a mis hermanas y a mí con mis abuelos a Zacatecas. Yo terminé mi carrera y mis hermanas estudian en la secundaria. Mi mamá se vino con nosotras tiempo después y mi padre aun sigue viviendo en esa casa. El dice que los fenómenos han desaparecido y que no ha vuelto a escuchar o ver nada; pero intuyo que no es verdad, se que siguen pasando cosas; pero es algo que quizás jamás sabré por qué no regresaré nunca a ese lugar.

~Eduardo Liñán

(Si copias o compartes este relato, menciona y cita los créditos correspondientes. Es una condición de honestidad y honradez darle el crédito a quién lo merece, el no hacerlo te pone en detrimento a ti y/o las páginas donde públicas, Gracias.)

Mi primera experiencia paranormal

Buen dia anonimo por favor espero lo disfruten.

Recuerdo que hace como 13 años unos amigos me invitaron a cenar, pero fuimos a cenar a los cavazos en la carretera nacional, terminando de cenar una amigo nos dice -vamos ala presa – pero por la entrada principal ya no dejaban entrar porque era tarde, logramos entrar por una brecha que hay en la carretera,
no por la entrada principal,pero solo duramos como 40 min por q nos sacaron q ya no era horario para estar ahi.

En eso una amiga nos dice: – vamos a una quinta por la cola de caballo-y le comento que si es muy arriba que yo no podia por que traia problemas con el carro y me responde que No que es mucho antes.

Total le digo -bueno si batallo me regreso-, empezamos a subir llegamos a la quinta y el terreno era irregular, la entrada tenia una rampa descendente y estaba abandonada,nos bajamos de los carros y le preguntamos de quien era el terreno,y responde que era de su padrastro que cuando falleció en el testamento, resulto que tenia ese terreno y nadie sabia nada, pero nunca fueron por que se mira muy tenebroso…En ese momento todo me empezo a pasar a mi.en esa época yo estaba saliendo con una chava que era muy celosa y me marcaba al celular cada rato,me comenta.
-donde andas- y le dije que estaba con unos amigos en una quinta tan pronto termine de hablar con ella me dice -regresate no quiero que estes con ellos-

Pensé que eso era por lo celosa que era ,entonces le pregunte
– por que,quieres que me regrese?, y dice siento muy raro regresate.!!
no le hice caso y le colgué y apague el celular.
me dedique a seguir con los amigos.

Cuando entramos en la quinta,tenias que bajar la rampa de la entrada,estaba todo oscuro los amigos que llevaban a sus novias iban abrazados y yo iba solo por delante,bajamos al terreno y habia como un kiosko; un pozo de agua al lado del quiosco, una casa y un cuarto que era la cocina alejado de el quiosco.

Empezamos a checar si tenia luz,y encendimos el kiosko,estuvimos ahí varios minutos, de rato una amiga dice que queria ir al baño y le comentan que hay que buscar en donde estaba el baño,porque todo estaba apagado solo el kiosko tenia luz,sacaron una lampara para que fuera al baño y otra amiga la acompaño, en eso se regresan corriendo gritando y dicen que esta muy feo que las puertas estan cerradas y que vieron una sombra por la parte trasera de lo que era la casa.lo que todos nos quedamos viendo entre nosotros,nos sentimos con miedo pero de repente saco un desarmador de mi carro y otros amigos agarraron lo que pudieron.uno de ellos saca un bat de beisbol dice vamos a ver quien era como yo iba solo sin pareja me pusieron adelante de todos.
Solo traia la lampara y mi desarmador,habia que caminar como unos treinta o cuarenta metros de el kiosko a la casa o cocina.lo que les dije fue – yo camino delante con la lampara me detengo y les alumbro a ustedes -.Había que caminar por muchos arboles secos que eran frutales y allá vamos (según todos valientes).

Donde acomodo la luz. de la lampara para abrirme paso,
alcance a ver una sombra. que se movió de la casa ala cocina me detuve,no dije nada pero empecé a sudar, yo soy muy devoto de San judas tadeo y siempre cargo conmigo un escapulario de mi santo, lo que hice fue sacarlo de adentro de mi playera y solo “Protégeme padre“.

Donde volteo para ver a mis amigos para alumbrarlos veo que todos estaban muy juntos pero nadie dijo nada, total llegamos ala casa y la cocina, anduvimos solo por fuera por que estaban cerradas las puertas, fue la que dio mas miedo por que por las ventanas se miraba el comedor con unos platos y vasos,pero todo abandonado sucio y una silla tirada en el suelo.

Anduvimos buscando alrededor de todo. haber si habia algun apagador de luz o alguna caja de fusibles o algo asi y lo encontramos en un cuartito que estaba por la casa,un techito donde ponen el boiler y subimos las pastillas y Nada no encendieron, seguimos el cableado encontrando un centro de carga,pero no tenia fusibles y no estaba conectado nada y empezamos a sentir mucho frío en el ambiente, en eso se escucho un voz muy clara diciendo “váyanse.

En ese momento un amigo nos enseña el cableado de luz tirado en el suelo pero estaba sin conectar, se nos hizo raro ya que en el quiosco si habia luz,fue cuando empezamos a correr hacia los carros, no supimos mas de ese terreno uno de mis amigos salio hecho como alma que lleva el diablo se subieron al carro y venían en la carretera muy recio. llegamos a la colonia donde vivía en san nicolás. y el comenta que le dio mucho miedo por que en su carro se fijo por el retrovisor y miro a un señor en el asiento de atrás.

Empezamos a platicar lo sucedido en el terreno y muchos coincidimos en la voz que se escucho muy claro y en la sombra que pensé que yo solo la habia visto y resulto que todos la vieron y nadie dijo nada, platicando con la amiga dueña de ese terreno. resulta que su padrastro le hicieron brujería su anterior esposa fue en la cocina cuando falleció supuestamente de un infarto al parecer eso le dijeron a su mama una viejita que se dedica a leer cartas y todo.

Muchas gracias espero disfrutes de mi relato de miedo, recuerda compartir con tus mejores amigos para seguir publicadon mas historias similares, hasta mañana amigos del blog.

Sombras negras en mi casa

Hola chicos del blog desde hace un mes que visito la web y me gustaron todas las historias de misterio que ustedes comparten, ahora les contaré mi relato este suceso me pasó cuando era niño, es totalmente real, no la inventé .


Hace tiempo era un niño muy frágil, desde hace tiempo sentía que en mi cuarto alguien me estaba vigilando, porque casi siempre me despertaba a las 3 de la mañana sin razón y cuando despertaba, se sentía un ambiente muy pesado en mi cuarto, la verdad no me explicaba qué sucedía y opté por no decirle nada a mis familiares, porque son muy escépticos y me llevaron con diferentes psicólogas porque creyeron que estaba perdiendo la cabeza.
Una noche, desperté igual en la madrugada, vi que mi lamparita de noche empezó a parpadear y de repente se apagó, luego en el centro del tapete de mi cuarto, vi que apareció algo parecido a una mancha negra y de esa mancha salió una silueta enorme y poco a poco empezó a acercarse a mi cama, yo estaba completamente aterrorizado y me tapé completamente con mis cobijas, esperé unos segundos y decidí destaparme, pero había cometido un error, esa sombra, silueta o lo que fuera estaba justo enfrente de mi, rápidamente busqué en mi mesita de noche una combinación de cajita con una cruz que adentro tenía un rosario que me compraron en Janitzio, Michoacán, tomé esa cajita-cruz y la puse enfrente a esa cosa, vi cómo se apartó de mi cama tapándose el rostro, armándome de valor, me levanté de mi cama y saqué el mini rosario que había adentro de esa cajita y se lo puse enfrente a la sombra, recuerdo que después regresó a esa mancha que estaba en el centro del tapete de mi cuarto y desapareció, inmediatamente la luz de mi lamparita volvió a encender y para ver mejor, prendí la luz de mi cuarto, mi asombro no tuvo límites al ver que el mini rosario que había sacado de la cajita-cruz se había roto, y eso que ni lo zarandé ni hice ningún movimiento brusco.

Nunca me he podido explicar que fue aquella sombra que me acechó ya hace años, pero hoy en día todavía conservo esa cruz-cajita con el mini rosario adentro en mi mesita.

3 Historias reales que dan miedo (Escalofrio)

Lizeth Palacios

A Una vecina de por mi casa que era de la vida galante,
muy guapa la chava, ella vivía sola no tenia novio en una ocasión ya yendo a dormir pero imposible de hacerlo por el escándalo de su música, de repente se dejo de escuchar y a pocos minutos se escucharon los gritos de ella, aterradores y pidiendo ayuda
todas las personas de la colonia se despertaron y al salir, cuál es la sorpresa que la vemos en la esquina desnuda, rasguñada
y con sangre, con su cabello todo revuelto nos acercamos, ella solo decía:
“yo lo rete yo lo rete”… Era lo único que decía .

Llegaron los paramédicos y se la llevaron y al volver una amiga y yo le preguntamos que le había pasado.

Ese día nos contó que ella estaba tomando y que entre su borrachera y estando sola ella le dijo al diablo que si realmente existía se le apareciera y que se lo hiciera, al ver ella que no paso nada empezó a decir que es un maricón y que al rato se le aparece un hombre guapo y que le dice “me retas” ?

Ella ya sabía quien era, llorando dice que le pidió perdón que no lo volvía a ser que se valla que ya cree que si existe y resulta que la violo en su cuarto.

Al entrar a su casa entramos al cuarto y ella con miedo nos decía que el estaba allá entramos pero la verdad se sentía una pesadez mala y las paredes estaban llenas de sangre y todo regado, ella se la pasaba todas las noches en la esquina no quería entrar a dormir en su casa.

La verdad no quedó bien desde ese entonces y se fue de por ahi y no volvimos a saber de ella hasta ahora .

Segunda Historia real de terror.

Hola quisiera compartir algo que viví ya hace algunos añitos …. recuerdo que era en temporada de calor cuando sucedió… Nos fuimos a vivir a ciénega d flores a un nuevo fraccionamiento total llegamos y solo habitaban dos familias en esa cuadra y las demás estaban solas no había nadie solo los vecinos y nosotros y para ir a la tienda teníamos que pasar por un baldío y atravesar varias cuadras bueno ese día fuimos a la tienda mi cuñada y yo como a eso de las nueve d la noche justo cuando faltaba una cuadra para llegar al baldío las luminarias se apagaron de repente y se vio todo totalmente oscuro y se empezó a escuchar un llanto de una mujer primero se oía muy leve y se iba acercando pasamos hecho madre y atravesamos el baldío de igual manera al llegar al baldío de nueva cuenta pasamos rapidísimo y en la misma cuadra se escucho de nueva cuenta el llanto solo que esta vez se acercaba mas rápido nosotras estábamos estáticas de miedo se sentía un aire muy frío y de repente se levantó una neblina yo creo que al rededor de 15 cm del suelo, se sentía helada, mi cuñada y yo nos tomamos de las manos y la voz se hacia cada vez mas fuerte hasta que llego junto a nosotras en ese momento nos recorrió un escalofrío horrible y fue entonces que pudimos gritar y nos echamos a correr como locas hasta llegar a la casa mi suegra nos estaba esperando y le contamos lo que paso y nos dijo -siganle cabronas andando en la calle
Jamas volvimos a ir tan tarde a la tienda.

fantasma-rela-en-la-carretera-llorona-miedo

Esta es la tercer relato de miedo, espero te guste.

Bueno les contare una historia que me contó mi tío, el es trailero y como todos los traileros tienes muchas experiencias algo raras que les pasan en las carreteras..

Una vez el nos estaba platicando que iba manejando su camión no recuerdo que carretera era pero era en la noche dice que ese día estaba muy oscuro y no se miraba más allá de lo que las luces de el camión alcanzarán entonces el iba conduciendo y en una curva una señora de edad ya avanzada llevaba un bebe cargado y le pidió un raid a mi tío entonces cuenta que el se paró y subió ala señora y que le pregunto que a donde se dirigía entonces ella sólo le dijo -usted conduzca yo ahorita le indico donde me bajó- pero esa señora jamás volteo a ver a mi tío a la cara y en todo el transcurso la señora se iba cortando su cabello dice mi tío que tenía un cabello muy muy largó y de un color negro pero negro fuerte y todo el camino fue cortándose el cabello y lo echaba en una bolsa entonces mi tío intentaba sacarle platica y le preguntaba que porque lo hacia y la señora no le respondía sólo miraba hacia adelante después llego el momento en que la señora le dijo -aquí me bajó- y el le contesto
– Como que aquí se baja señora está muy oscuro-
– Aquí me bajo me baja o comienzo a gritar-
Entonces el se baja del camión para ayudarle a abrir la puerta y a bajar porque la señora llevaba un bebe.

Entonces cuando el va a ayudarla su sorpresa es que ya no hay nadie, el vuelve a subir al camión para cerciorarse que ya no este ahí y baja una lámpara para alumbrar y buscar a la señora ya que estaba muy oscuro, cuando el volteo su lámpara hacia un costado se da cuenta que esta frente a un cementerio, después el sube a su camión y se va, se da cuenta que la señora le dejo en el camión la bolsa de cabello que ella se corto y luego cuando el llega a donde llegan los demás traileros les platica lo sucedido y sus compañeros le dijeron que esas eran brujas que se robaban a los niños…

Espero y les guste gracias por leer

Ricardo Salatyel

Relato paranormal caso real

Historia paranormal, mi relato real

Hola, soy gran seguidor de la pagina. La verdad todos los relatos son impresionantes, y me gustaría compartir con ustedes una de las varias experiencias paranormales que he vivido, y quizá la más traumante para mí.
Antes que nada, mi nombre es Daniel, soy de la Ciudad de México. Lo siguiente me sucedió cuando tenía 7 años. En esa época mi familia y yo, vivíamos en una casa “duplex”, en el 1er piso. Yo dormía en una recámara algo pequeña, con mi hermana, que es un año mayor, en una litera, ella arriba y yo en la cama de abajo. Y a un lado de la litera, se encontraba un restirador de madera, que es una “mesa” donde mi otra hermana hacía sus planos, ya que ella estudiaba Ingenieria Civil, pero se había casado hace poco, y ese restirador se quedó en nuestra casa.
Un día, llegué de la primaria muy molesto, la verdad no recuerdo la razón, pero ese coraje me duró todo el día…
Recuerdo que siempre fuí un niño con el sueño muy pesado. No había poder humano que logrará despertarme a la 1ra. Pero esa noche todo cambió.
Recuerdo claramente haberme despertado por un ruido esa madrugada, escuché un -toc toc- como si hubieran tocado en el restirador que se encontraba a un lado de la litera. Se me hizo muy extraño, ya que mi hermana dormía profundamente. Un ventanal permitía entrar una luz tenue que iluminaba todo el cuarto. Miré alrededor, y no vi nada. Así que me dispuse a dormir nuevamente. Cuando me acomodé en la almohada, escuché de nuevo el toc toc, pero ahora en la ventana; como mencioné antes, vivíamos en un 1er piso, y más que darme miedo, me dió curiosidad por saber quién tocaba mi ventana a esas horas… Así que estaba decidido a asomarme por la ventana, levante solo el torso, apenas para bajar de mi cama, aún no movía los pies, cuando de pronto sentí una mano, con uñas largas sujetarme el pie derecho, y comenzó a jalarme. Inmediatamente el terror se apoderó de mí, porque podía ver la mano con total claridad. Era negra, con dedos y uñas sumamente largas.
Presa del pánico comenzé a llorar en silencio, y solo pensaba “estoy soñando, estoy soñando” mientras ponía duro el cuerpo y jalaba mi pie para liberarme de esa mano horripilante. Como ví que nada cambiaba, grité, y mi hermana se despertó, desde la cama de arriba solo dijo: qué tienes? A lo que yo contesté: “me estan jalando, una mano me esta jalando”
Mi hermana bajó inmediatamente de su litera, y como por arte de magia, soltaron mi pie…
Yo seguí llorando, y mi hermana trataba de consolarme, diciendo que había tenido una pesadilla, que se dormiría conmigo para que yo estuviera más tranquilo.
Los dos nos cubrimos con la cobija, e inmediatamente sentí de nuevo la mano aferrada a mi tobillo. Grité como nunca en la vida, y mi hermana volteó hacia mis pies y comenzó a gritar conmigo…
Mi papá entró de golpe al cuarto, y preguntó que qué pasaba, que ya había escuchado los gritos pero que pensó que yo estaba teniendo un mal sueño… Me percaté de que ya no veía a la mano, y tampoco la sentía, así que le expliqué a mi papá lo sucedido… Él siempre ha sido muy exceptico con estos temas, y como cualquier padre, pensó que mi imaginación me había jugado una mala pasada… Me explicó que los muebles hacen ruido en ocasiones, y que eso pudo haberme sugestionado…
Después de esa noche, se han de imaginar que me daba mucho miedo irme a dormir…
Nunca volví a sentir la mano ni a verla. Y mis papás usaron toda clase de cosas para que pudiera dormir tranquilo, desde leerme un salmo de la Biblia antes de dormir, poner una cruz a lado de mi cama, e inclusive hasta con una “vidente” me llevaron. Pero todas las noches, cuando me acomodaba en la almohada, y pegaba mi oído a ella, escuchaba como si unas uñas rasgaran del otro lado, seguidos de golpes en la pared, y siempre me despertaba en las madrugadas…. Nunca dejé de escucharlos, por más que rezaba, o me aferraba a un collar con una cruz que me había regalado mi mamá…. Finalmente nos cambiamos de casa, y solo así dejé de vivir a diario esa experiencia. Me causó gran impresión, porque aún hoy, que tengo 25 años, sigo durmiendo inconscientemente en posición fetal (con los pies encogidos), y aún sigo despertandome en las madrugadas, sin importar lo cansado que esté, siempre cerca de las 3am. Cada día que recuerdo lo que me sucedió, trato de buscar una explicación lógica, pero no la he encontrado. Claro, era un niño de 7 años, con mucha imaginación, pero desafortunadamente sé que todo fue real. Tanto que al escribir esta experiencia, se me pone la piel de gallina solo de recordar los detalles… Jamás toqué ese tema con mi hermana, quizá para olvidarlo lo más pronto posible, y porque siempre me ha dado miedo preguntarle qué fue lo que vió cuando miró hacia mis pies……
Espero no haberlos aburrido con mi experiencia, sé que es un poco larga, pero quería contar todos los detalles. Si a alguién le pasó algo similar, sería bueno saberlo… Gracias por leerme.
Daniel terrazas

Relatos de terror (Paranormal)

Hola amigos. Soy el de la historia de !! Las7noches!!..veo que les gusto mucho..prometí una por semana y aca les traigo mi segunda historia.espero que les guste…
!!la hora 3:33 am!!
Que es la hora 3:33? Dejenme decirles amigos. La hora 3:33 es la hora donde si le aumetas 12:00 horas es la hora en que Jesús murio.. y donde los demonios estan al hacecho ….
Muchos casos e investigaciones vieron personas comportarse raras. Incluso se despiertan y el sueño se va por completo.incluso. hubo casos de muertes sin sentido a esa hora de la noche..si eso no les importa esto los va a despertar. En la mayoria de los casos ,videos e imagenes.an dado a ver movimiento de objetos y aparición paranormal.. y a esto va ala historia de hoy.espero que les guste.!
Un sujeto cuyo nombre no daré por respeto a su familia que sufre su pérdida era un hombre trabajador tenia su casa,su hijo y su esposa junto a su mascota..
Vivian en salta, argentina..
El no tenia mucho dinero que digamos pero era feliz con su familia.. trabajaba como carpintero en un lugar poco habitable y económico dia a dia notaba que su familia se estaba alejando de el.
Su mujer ya no era igual y su hijo se habia ido a vivir con una de sus tías. Pero porque se preguntaran..
Era por su comportamiento extraño durante la noche.
Decía que escuchaba una vos idéntica ala de su madre fallecida diciendo que su mujer lo engañaba y tenia que matarla.se despertaba todas las noches alas 3:33 de la madrugada.. y gritaba como un loco desquiciado de la vida. Y no encontraban explicación lógica existente. Su hijo y su madre tenian qie esconderse para no sufrir daños departe de el.. asi pasaron 6 de los peores meses. De su vida …con tratamientos y medicinas el seguía sin dar resultados positivos.sino que IVA de mal en peor.dado ala poca informacion que pude ver su mujer declaro que desapario durante 3 dias sin encontrarlo decidieron buscar en su trabajo donde su mujer,familiares y testigos policiales vieron esa espantosa imagen de el con un destornillador plano y y un destornillador philips clavado en garganta y otro dentro de su boca como si alguien lo hubiese asesinado.. pero sorprendidos al ver su grabación en su humilde carpinteria dejo a todos su pueblo aterrorizado y espantados por lo que vieron.
El habia entrado asu carpinteria corriendo y gritando !! Novme hagas daño por favor y voló hasta golpearse con la puerta de su baño y ver como esos dos destornilladores se lanzaron sin que nadie los tocara hasta claro ver como se ensartaron enbsu garganta y su boca haciéndole perder la vida .. hasta el dia de hoy nadie quiere pasar a esa vieja carpinteria donde murio ese hombre que solo trabajaba para su familia. Y por un motivo paranormal perdió su vida y asu familia que amaba..

Esta fue mi historia de la semana
Espero que les alla gustado.
Si les gusto porfavor un me gusta seria muy bueno de su parte.
Y su comentario me ayudaría a saber de que les gustaria que investigue para asi contarles ,y la persona que alla quedándose con la historia de la semana sera etiquetada y agradecida por su idea de historia.
Aca EE terminado y yo les digo y les deceo muy buenas noches y que descansen bien.!

RESPUTAS:

Aninimo: Impactante tu historia suele suceder yo casi siempre me despierto a esa hora a veces antes pero siempre tengo pesadillas y solamente pidiendo proteccion divina logro despertar…

Anonimo: Asi así tengo entendido que Jesús muere a las 3:33 de la tarde por lo que las puertas de los cielos se abran y a las 03:33 de la madrugada las puertas que se abren son la del infierno…pero esa hora es muy importante…Osea no hay que ignorarla…muy buena historia

Anonimo: Muy buena tu historia aunque yo experimento toda las noches cosas en mi cuarto desde q me acuesto y apagó la luz ya me acostumbré ni el apunte le llevo ya jee…